"Gran Hermano" Vigila a los Jugadores de Póquer en Línea Franceses

"Gran Hermano" Vigila a los Jugadores de Póquer en Línea Franceses 0001

Como ya se ha mencionado en este sitio web, EEUU no es el único país cuyos legisladores se empeñan en librar una apasionada batalla contra lo que consideran "el mal" de las apuestas en línea. Sin tan siquiera considerar aquellos países en los que las apuestas por Internet siempre han estado prohibidas de forma general (basándose normalmente en las normas de la religión oficial de esos estados), los legisladores de varios países "abiertos" Occidentales han intentado impedir parcial o totalmente las apuestas por Internet.

Algunos ejemplos de esto en los últimos años incluyen a Italia, Suecia y más recientemente a Rusia.. Ahora se dice, según un artículo reciente de Poker News Francia, que legisladores franceses estan considerando una medida nueva medida,

una parte de la cual se parece mucho a la ley estadounidense contra las apuestas en Internet (UIGEA).

El lenguaje anti-apuestas francés forma parte de una medida generalizadora de estado paternalista etiquetada de forma genérica como "prevención de la delincuencia", y fue introducida por el presente Ministro del Interior Nicholas Sarkozy, después de las revueltas callejeras del 2005. La medida en general trata de establecer la verdad absoluta sobre el tema con frases como, 'la delincuencia juvenil de una edad cada vez más joven.' Otra sección de la ley, que da mayor poder a las fuerzas de seguridad, desembocó en numerosas manifestaciones la semana pasada.

Dos disposiciones la 254 y 255, apuntan directamente a las apuestas en la red. La primera, la 254, es un ataque a las herramientas financieras y cauces utilizados por los jugadores en la red. Su intención es 'permitir' (léase: forzar) a los bancos a instalar 'herramientas específicas' que permitirá a los bancos bloquear transferencias desde y a sitios de apuestas en línea o, supuestamente, o directamente a conocidos jugadores. Esto sirve para congelar el flujo de fondos, y va dirigido a 'persona físicas o morales involucradas en la organización de apuestas o loterías prohibidas por la ley francesa.'

La disposición 255, ataca al Internet en sí, forzando a los proveedores de información como AOL o Club Internet --- o presuntamente, cualquier portal o sitio de Internet con presencia francesa --- a enviar un mensaje a todos los visitantes franceses de un sitio entre los elegidos, con un enlace al sitio del Ministerio del Interior avisando que éste es perseguido por las autoridades. Estos proveedores de Internet estarían forzados a informar a sus clientes (y presuntos jugadores de apuesta en red) del riesgo de participar en "juegos operados fuera de la ley", y los proveedores que no cumpliesen serían multados duramente --- hasta 75,000 euros --- y posible encarcelamiento.

Cabe resaltar el hecho que con estas medidas se pone a los jugadores en la red en el mismo grupo de problemas de la actualidad como pueden ser los delincuentes en el transporte público, los pit bull sueltos en barriadas conflictivas, etc.. --- pero hay un problema más importante sobre el que todos los jugadores en línea deberían de estar enterados.

El juego en línea es uno de los temas candentes que está en el punto de mira, y ayuda a definir el papel más apropiado para los gobiernos en esta era de la libertad de información liderada que ofrece Internet. Los retrogrades absurdos sacan sus argumentos sobre prevención del terrorismo y pornografía infantil, pero, como hemos visto en EEUU, la razón real es financiera más que otra cosa. Los gobiernos quieren controlar el Internet porque es muy rentable hacerlo; las transacciones electrónicas libres de hoy en día están todavía al margen de todas las políticas proteccionistas que existían hasta ahora.

Lo que queremos es jugar al póquer, pero estamos atrapado en la gran realidad: sea cual sea el destino de las apuestas en red influenciará directamente el control sobre el Internet en sí.

Más historias

¿Qué opinas?