Now Live WCOOP $102,000 Super High Roller

La columna de May Maceiras: Everest Girls

La columna de May Maceiras: Everest Girls 0001

Me vais a perdonar, pero voy a hacer un pequeño parón en la serie sobre novatos para contaros lo que ha sido mi experiencia este fin de semana en el Gran Casino de Aranjuez, en uno de los torneos que jugué: el torneo por equipos, un formato muy innovador y original, la primera vez que se pone en marcha algo así en España.

En un principio no me resultaba demasiado seductor eso de jugar por equipos, ya que considero que el poker es un juego muy individual. El que está en la mesa es el único que tiene la información necesaria para jugar correctamente o tomar las decisiones que correspondan. De hecho, ni siquiera me resulta cómodo tener a alguien detrás observando y/o juzgando mi juego...

Pero al final me dieron una grata sorpresa. El jueves los responsables de Everest Poker me daban la noticia de que habían decidido que me presentara con un equipo femenino ("Everest Girls") y la maquinaria comenzó a moverse para reclutar a las otras tres chicas que me acompañarían. La idea me encantó, me hacía mucha ilusión lo de ir acompañada por chicas y me motivaba mucho por eso de "dejar el pabellón bien alto".

Las escogidas fueron Laura ("Tonnne" en Everest Poker), amiga personal y la reciente y flamante ganadora del torneo estrella de Everest Poker, el 100.000 garantizado de los domingos, una jugadora con una progresión tremenda. Olga ("bichotona") una de las chicas a la que conozco desde hace más tiempo (también buena amiga) y que lleva en esto tanto tiempo como yo, pero con menos dedicación por motivos laborales y con la que tuve ocasión de medirme en las mesas de un torneo del Aviation Club en París, del que salí eliminada después de enfrentarme con ella. La tercera era Cristina ("Crisploff") una chica asidua a los torneos en vivo que organiza Everest Poker, donde ya cosechó más de un buen resultado y con un estilo natural que personalmente me encanta.

Vamos, que no podía estar mejor acompañada. El ambiente en el Casino era espectacular. Más de una veintena de equipos se animaron a participar y se podía ver a pequeños grupitos discutiendo animadamente estrategias y trucos a poner en práctica. El torneo por equipos se jugó de la siguiente manera: una primera fase clasificatoria, en la que cada miembro del equipo jugaba un S&G con representantes de los otros equipos, cada puesto obtenía una puntuación y al final se sumaban los puntos de los cuatro miembros. Los ocho equipos con más puntos disputarían la mesa final, en la que se jugaría por relevos cada diez minutos.

Mi actuación en el S&G fue desastrosa, y finalicé en octavo lugar. Tuve una mano muy mal jugada, en la que cometí todos los errores que se pueden cometer en una jugada de esas características... entré en la mano con 10-9 de corazones desde UTG, subiendo 3 veces la ciega (primer error, es dudoso que deba jugar esa mano desde UTG, pero ya entrar raiseando es casi peor). Sólo me hizo call la ciega grande. En el flop salió 8J2, con dos corazones, lo que me daba el proyecto de color y el proyecto de escalera abierta. La ciega grande pasó, yo aposté (otro posible error, ya que podía haber conseguido carta gratis) y él me resubió. Era un jugador portugués con el que ya había jugado, muy muy tight, así que no me cabía duda de que tenía una mano muy fuerte (barajaba la posibilidad de que llevara una trucha de ochos o de jotas o algo como QQ de mano...). El movimiento correcto por mi parte hubiera sido mover all-in inmediatamente (y es lo que habría hecho en cualquier otro torneo) ya que tenía un proyecto precioso con un montón de outs válidas, además de la posibilidad de que mi rival foldeara su mano y me llevara el bote allí mismo. Pero el sistema de puntos en el que cada puesto que escalabas suponía un buen pellizquito me echó para atrás, así que decidí hacer sólo call. El turn no ayudó, y el jugador portugués me hizo una buena value bet que, de nuevo, erróneamente (tendría que haber foldeado) acepté. El river tampoco completó ninguno de mis proyectos, el jugador movió all-in de cara, y me tuve que tirar de mi mano. Me quedé con muy pocas fichas y no pude aguantar más allá del octavo puesto (se fue otro jugador antes que yo, lo que me permitió acumular tres puntos en vez de uno).

Pero mis compañeras hicieron un papel más que bueno y salvaron la terrible situación que yo había creado. Olga consiguió un quinto puesto y 9 puntos. Cris consiguió un tercer puesto y 13 puntos y Laura hizo un S&G buenísimo, y lo ganó, primer puesto y 20 puntazos. Al final entramos en la mesa final por los pelos gracias al primer y tercer puesto de Laura y Cristina.

La mesa final fue un espectáculo. Animadísima, con todos los equipos jaleando a sus representantes, que nos íbamos turnando. Teníamos cada uno una ficha que sólo podíamos utilizar una vez para poder hacer consulta con el resto del equipo (la ficha fue rápidamente nombrada como "el comodín del público" por los asistentes) y todo el tema de los relevos, las consultas, la gente animando, etc. hizo una mesa final divertidísima. Nadie puede imaginar la presión que supone jugar en equipo: nadie quiere ser el responsable de dejar fuera del torneo a sus compañeros, y todo el mundo tenía miedo de cometer errores, lo que hizo que todos tuviéramos un juego muy tight y conservador. Es evidente que ése era el punto a explotar: era muy fácil robar botes y jugar con el miedo de los demás jugadores. Pero nosotras decidimos que para sacarle el máximo partido era conveniente esperar a que las ciegas estuvieran más altas y mientras tanto ir creándonos una imagen muy tight. La cosa funcionó y conseguimos colarnos entre los cinco últimos, pero al final, por problemas logísticos (nos dió la hora de cierre del casino) no nos quedó más remedio que pactar y dar por terminado el torneo.

Las chicas hicimos, creo, un buen papel: conseguimos colarnos en los premios e imponernos a muchos otros equipos participantes. La experiencia me dejó un agradable sabor de boca, porque de cierta manera constata que las féminas estamos entrando en esto del poker pisando fuerte y no puedo más que sentirme orgullosa. Felicidades a mis compañeras que supieron sobreponerse a toda la presión y hacer un grandísimo torneo. Definitivamente, las chicas son guerreras.

Para todas las chicas en España, el 6 de Marzo, Everest Poker organiza un torneo exclusivo para mujeres en el restaurante del estadio Santiago Bernabéu a las 7:30.

Más historias

¿Qué opinas?