Pakito en Los Angeles: Raising Arizona

Pakito en Los Angeles: Raising Arizona 0001

La vuelta al Commerce ha sido un pequeño fiasco y eso que a estas alturas debería de tener aprendida la lección. ¿Por qué juego a algo donde dependo tanto de la suerte? ¿Acaso me he convertido en un gambler?. Llevo unos meses en los que no le veo solución ni salida a mis participaciones en los torneos. Es un tanto curioso que cuando más experiencia tengo y mejor es mi nivel de juego, peores resultados estoy obteniendo. Yo siempre he visto el mundo de los torneos como un entretenimiento o como una salida de la rutina diaria. Nunca los he visto como una buena inversión, salvo en el que caso excepcional en el que te toque la lotería y ganes uno de los grandes. En mi caso no me ha ido demasiado mal y llevo la balanza bastante positiva, pero sobre todo cuando iba por libre y me lo pagaba todo de mi bolsillo.

Es curioso que cuando he tenido un patrocinio importante y la posibilidad de jugar más torneos de primer orden es cuando peores resultados he obtenido. ¿Cuál es la causa? Ni siquiera yo estoy seguro de ella. Quizás el hecho de jugar torneos de más nivel, te da menos opciones de victoria, quizás la suerte, quizás la mentalidad, quizás mi carácter..., o quizás no estoy altura de las circunstancias y no puedo jugar este tipo de eventos. Pues no ! esta ultima estoy seguro de que no se cumple, porque se con certeza y seguridad que estoy capacitado para jugar contra y con cualquiera. He jugado muchas horas con los mejores jugadores del mundo y se que puedo rendir a un buen nivel enfrente de ellos. ¿Mi carácter? pues no creo que sea un factor determinante, aunque influye en determinadas circunstancias. La mentalidad a la hora de afrontarlos..., pues puede ser que en determinados momentos de este año haya jugado algún torneos con una actitud negativa, pero no ha sido lo normal. Y aunque se que las circunstancias personales pueden influir en alguna manera en el juego, tampoco creo que haya sido determinante en mis resultados.

Ahora solo me queda la suerte y el hecho de jugar eventos con gente de tu mismo nivel. Y ahí creo que radica el tic de la cuestión, cuando juegas torneos en los que la mayoría de los jugadores son tienen un buen nivel de juego, no creo que ser un poco mejor o un poco peor sea importante. Sinceramente creo que la suerte es un factor demasiado influyente como para poder hacer interesante la inversión continuada en eventos como los EPT o WPT. Solo en el Main Event de las WSOP veo que un jugador de nivel tiene verdaderas opciones y donde sus expectativas de ganancias pueden ser interesantes.

Y todo esto a que viene en un diario de viaje? jajaja, pues está muy claro, Primera mano del segundo nivel del supersatélite de 1000 dólares para el Main Event del L.A. Poker Clasic. Yo con AA en la BB. Todo el mundo fold y la SB sube a 300, yo reraise a 900, la SB reraise all in. Lógicamente... CAAAALL. Que alegría, me doblo enseguida !! pues no !! una Q en el flop y muchas gracias por tu participación y por tirar otros 1000 pavos en otro torneo del demonio.

Con una gran alegría me bajo al cash de mis amores y me veo como me tumban unas cuantas veces KK, AA, JJ, KK otra vez... y cuando llevo unas cuantas horas desesperantes, me juego la última mano del día. Un jugador bastante tight y que no subía ni con AK me sube a 50. Pagan 3 y yo con 650 detrás decido subir a 350, una subida exagerada, pero que en la mesa en la que me encontraba era hasta posible que uno de ellos me pagara. El jugador en cuestión que había subido a 50, no se tiraba de un top pair ni de una overpair ni muerto y con manos como TT o JJ se hubiera tirado preflop. Me hace call y en la mesa J23. Meto los 300 que me quedan y me paga con una maravillosa trucha de Jotas..., que bonita. Con esa mano me ponía 500 dólares arriba en la sesión y lo que me haría una media de 500 al día, que en unas 18 horas de juego hubieran sido algo más de 80 a la hora, casi lo previsto. Pero no se puede ganar todos los días, así que con esa sesión me he quedado a la par de lo que iba ganando.

Después me quedé el Domingo en casa para ver los Oscars y la victoría del propagandista por su papel en No Country for Old Men, ya que estaba algo cansado y al día siguiente me venía para Phoenix, Arizona. Donde me he encontrado con nuestro amigo Ryan Robinson y donde me había predispuesto para jugar limit 20/40 y 40/80. Pero los dos días que llevo aquí las partidas de Spread Limit han sido tan buenas que no he jugado apenas nada de limit. De momento en mi línea, el primer día 600 arriba en 4 horas y ayer 450 en 3 horas. Así que me he vuelto a poner en positivo y espero que en los días que me quedan aquí hasta el sábado pueda ganarme como para recuperar los gastos del viaje.

El Sábado visito mi cuarto estado en este viaje..., San Luis, donde me reuniré con Juan y Bea para pasar unos días, jugar en el Harras y enseñarle un poco a este joven padaguan para que la líe de nuevo en el EPT de Varsovia, en el que será sin lugar a dudas un punto de inflexión en su carrera. Además es como la tesis doctoral de un experimento que vengo realizando desde hace tiempo. En el que vengo demostrando que cuando alguien se acerca a mí, sale triunfante si o si. No falla aunque no voy a dar todos los nombres, salvo en el último caso..., donde daré su apellido, De Diego, bueno no..., su nombre, Juan..., bueno ya no doy más pistas...

Más historias

¿Qué opinas?