La columna de May Maceiras: Dublín

La columna de May Maceiras: Dublín 0001

Empiezo la "temporada". Ya tengo la agenda completa para los próximos meses y van a ser moviditos. Mañana empieza el Irish Open y ya estoy en Dublín para jugar el Main Event y un torneo especial de mujeres que se organiza por primera vez este año dentro del Irish Open. Semanas más tarde estaré en el EPT de Montecarlo, después llega el Spanish Poker Tour (uno de los torneos que más me apetece jugar este año) con su primera etapa en el Casino de Aranjuez y después Las Vegas.

Me he tomado un par de meses de "descanso" y he jugado más bien poco para intentar coger fuerzas para lo que se avecina. Y ya estamos en marzo. Toca salir del letargo. La verdad es que me siento con fuerzas, a pesar de que cada vez veo más carencias en mi juego y cada vez se acentúa más mi sensación de "sólo sé que no sé nada". Pero eso es otro tema... ahora toca salir al ruedo y me muero de ganas.

Llevo varias semanas esperando ansiosa este viaje. No sólo por el torneo, el Irish Open es el torneo más antiguo de Europa y una de mis citas favoritas del año, sino también por lo mucho que me gusta esta ciudad, en la que me siento como en casa. Estoy deseando hacer un poco de turismo y acercarme a los estupendos clubs de poker que ya conocí el año pasado.

El torneo se celebra en el mismo hotel desde el que escribo esto. Es una de las peculiaridades del Irish Open, que no se celebra en un casino sino en un salón de congresos de un gran hotel que, normalmente varía de año en año. El de este año está algo alejado del centro de la ciudad (lo que nos ha obligado a alquilar un coche y superar la enorme confusión que supone conducir por la izquierda), un hotel enorme y con unos años ya encima, pero muy agradable. Hoy miércoles se disputa el súper satélite y mañana empieza el Main Event. Tengo que conseguir apañarme para sacar un par de horas y acercarme a visitar la ciudad.

Hemos llegado con un par de días de antelación y eso no hace más que acrecentar mi ansiedad. Me muero de ganas por empaparme del gran ambiente que hay en este torneo y por sentarme en la mesa y tocar fichas. Apuntaré las manos más interesantes que tenga para comentarlas la próxima semana. Ya veremos a ver cómo va, eso no es lo que me preocupa ahora. El primer día no se gana el torneo, en todo caso se pierde.

Deseadme suerte. No. Mejor, deseadme lucidez.

Más historias

¿Qué opinas?