Blackjack vs Poker

Blackjack vs Poker 0001

La columna de hoy va de cine, uno de mis hobbies conjuntamente con el poker. He tenido la suerte de disfrutar esta semana de dos películas, 21 y Deal. La primera la podéis ver en cines en España, y la segunda de momento no ha salido, y por desgracia no sé aún si lo hará, como alguna otra del género que por aquí ni hemos olido.

La primera de ellas, 21, trata de unos estudiantes del MIT que tutelados y entrenados por un profesor, se inicia en el conteo de cartas para ganar cantidades enormes en los casinos de Las Vegas. Bueno, hasta aquí, nada nuevo. El caso es que mientras avanzaba la película, me decía a mí mismo que esto ya lo había visto. Bien, pues no lo había visto, lo había leído. Hacía unos años en un viajecito al extrarradio había visto el libro en Borders y me lo fui leyendo hasta justo antes de volver a España. El libro se titula "Bringing down the house", y el autor es Ben Mezrich. La edición que me compré yo es de bolsillo y de lo más tirada, creo que me costó 5 o 6 dólares, así que si en algún viaje lo veis, o lo encontráis por ebay, merece la pena que os gastéis el dinero porque es de lectura más que recomendada.

La película es una adaptación del libro, pero como se dice en el 99% de las ocasiones, el libro le da mil vueltas a la película. Y ahora, atención que viene algún que otro spoiler. En la película, el protagonista es encauzado directamente a hacer el rol de "Big Player", y en el libro, nada más lejos de la realidad: es tras unos cuantos viajes a Las Vegas que empieza a ejercer ese rol, antes de eso le toca hacer de mulo de carga para pasar el dinero en el aeropuerto antes de hacer nada importante dentro del grupo. Supongo que es una licencia que se toman los cineastas para que la película enganche al espectador y no dure 4 horas, sino 2. Y remarcar que especialmente está bien recreado para aquellos que hayan leído el libro la escena del casino chino clandestino y el canje de fichas por dinero por parte de las strippers.

Aparte de esto, Kevin Spacey está que se sale, y como de costumbre la clava en su papel. Para los que después de ver la película, os queden ganas de ir al casino a contar cartas, siento deciros que esto no va a ser posible. Prácticamente todos los casinos hoy día tienen shoes con barajadores automáticos (de los poquitos que he visto en América y Europa, tampoco soy un habitual, si alguien conoce el caso contrario que me corrija por favor), así que la cosa la tenéis un tanto cruda. Eso sí, si después de ver la película os sabe a poco, os recomiendo encarecidamente el libro (aunque recordad que de momento sólo está disponible en inglés, al menos que yo sepa). Para el que esté interesado, rebusco en la estantería y miro el isbn y la editorial, aunque seguro que online lo podréis encontrar fácilmente.

Y vamos por la segunda, Deal. Pues bien, para los que hayan visto Karate Kid, que cambien el karate por el poker, y ya habrán visto la película, eso sí, con algún giro nada inesperado al final de la misma. Desgraciadamente la historia no es la bomba, pero para los aficionados al poker puede resultar la mar de entretenida. Alucinante cómo Pokerstars se ha metido allí dentro, y hace promoción de su sala, desde el chico protagonista, que juega online en Pokerstars, hasta la aparición de gente de su equipo de pros: Moneymaker, Raymer y Hachem. Pero no sólo ellos, sino que encontrareis a Esfandiari, Laak o Tilly (por cierto, que Tilly, para ser actriz, lo hizo fatal para mi gusto en las dos escenas que tiene, no lo entiendo), o a los conductores del WPT, Sexton y Van Patten, en un WPT "simulado". En resumen, la historia es flojita, pero a nivel de poker está repleta, os aseguro que no os vais a aburrir.

Y tengo que hablaros de la bomba de la película para mí: Burt Reynolds. El tipo lo hace genial en su papel, ya sé que no es un actor dramático por excelencia, pero el rol de mentor del chico protagonista, le viene que ni pintado. Hay una escena en que enseña cómo caza las tells de los jugadores y hacer lecturas de sus cartas que es toda una lección a tener en cuenta, sin duda de lo mejor de la película. Para los aficionados al poker, entretenida, para los profanos, me temo que se aburrirán.

Ahora habrá que esperar a ver qué tal la de "The Grand", que aunque he leído alguna crítica, prefiero esperar a verla a ver qué tal, y tiene pinta de ser la mar de divertida. ¿Alguien la ha visto ya?

Más historias

¿Qué opinas?