Jugando iPoker

Jugando iPoker 0001

Hoy he quedado con los chicos para jugar una partida de iPoker, un colega se ha comprado una mesa nueva, con el modelo X32iZ de holograma para la dealer, ¡¡una tía buenísima, vamos!! Aún recuerdo cuando mi abuelo me contaba que en las partidas caseras se repartían las cartas ellos mismos a turnos, pero ¡qué primitivo! Y con cartas de plástico, o cartón, o lo que demonios fuera aquello. Es más, seguro que no barajaban bien las cartas en cuanto hubieran bebido un poco de más. Lo más cerca que estuvo de jugar cómo lo hacemos ahora fue en la primera época de Internet, y aún así, tenían que usar las manos para mover el cursor por las pantallas con un interfaz de plástico. Debió ser horrible jugar de una manera tan precaria, ¿cómo demonios iban a tener tiempo para pensar?

Mientras espero el teletransportador que me llevará a casa de mi amigo, saco de nuevo mis nuevas gafas para admirarlas. Son preciosas, unas iHoldem Eyewear modelo 2047. En cuanto las vi en la tele no pude quitármelas de la cabeza, tenían que ser mías a toda costa. Conectividad con las diferentes frecuencias de las mesas en el casino o las mesas domésticas sin necesidad de interfaces intermedios, ya no tendré que cargar con los dichosos trastos cada vez que salga de casa.

Además, las imágenes proyectadas en la parte interior del cristal son de una calidad extrema, puedo ver mis cartas de manera súper nítida en cuanto los hologramas dealers han hecho el reparto. Para rematarlo, en la zona inferior del cristal interior derecho ¡tengo una calculadora de odds superchula! Y lo que más me gusta es la biométrica. Por fin puedo tener estadísticas de mis amigos en un holograma proyectado sobre sus cabezas, lo único que tengo que hacer es mirar con las gafas puestas en sus caras, el software iPokerTracker 19ibeta reconoce automáticamente a los jugadores por sus caras.

Lo que me he tenido que comprar como módulo independiente es el iTell u 3000. Me ha costado lo indecible en créditos de la confederación, pero merece la pena. Así sé cuando a estos bastardos se les escapa alguna tell con sólo mirarlos, y además, con el interfaz inhibidor de tells, tengo conexión directa con mis músculos faciales y mi respiración. Ahora sí que puedo poner cara de poker cuando me esté tirando un farol y no van a notar nada, ni forzar la expresión, ni taparme el cuello, ni controlar mi respiración, ¡¡lo hace todo el iTell you!!

Por cierto, que tengo que ir a que me repasen los implantes de las sienes y los oídos, algo no funciona bien y no escucho el iPod Brain que llevan las gafas como toca. No sé si serán los implantes de las sienes que son de antigua generación, pero en cuando pienso en que tengo que subir el volumen o cambiar de canción, no me recoge bien las ondas alfa y sigo escuchando la misma canción o no se mueve el volumen. Porque los implantes de los oídos no creo que sean, son unos iBose Real Sound de última generación, con auto corrector de frecuencias y filtrado de ondas alfa corregido.

Bueno, ahí está mi teletransportador. A ver cómo se nos da la noche, llevo 1.500.000 créditos de la confederación para gastar, y espero multiplicarlos por 10, porque con mis gadgets no puedo perder. Y si acaso, mañana me paso por una tienda de antigüedades y le compro unas fichas de plástico a mi abuelo, que se pasa el día con sus amigos jugando al poker con cartas de plástico en el geriátrico.

Más historias

¿Qué opinas?