Las WSOP desde dentro: Investigando la maldición del chip-líder del Día 1

Las WSOP desde dentro: Investigando la maldición del chip-líder del Día 1 0001

Como en "la maldición de las natillas" de los deportistas, los jugadores de póquer siempre hablan de la maldición del chip-líder del Día 1, refiriéndose a que aquel o aquella que tenga el liderato en fichas tras el Día 1 no acostumbra a terminar entre los mejores. Aunque quizás no sea más que una leyenda, echaremos un vistazo a los números para ver que pueden esperar los líderes de este año.

El año pasado, los diez primeros tras el Día 1 tenían entre 196.000 y 281.000 puntos. Los diez entraron en premios, desde el 500º lugar (25.101$) de Jeff Norman, líder del Día 1, al 32º lugar de Kevin Kim, que ganó 285.678$.

Nombre (fichas tras el Día 1) Lugar Premio

Jeff Norman (281.300) 500º 25.101$

Tinten Olivier (270.500) 223º 51.398$

Thomas Barnard (248.900) 259º 45.422$

Josh Evans (237.300) 76º 106.382$

Dag Martin Mikkelsen (236.000) 42º 237.865$

Carl Olson (226.100) 304º 39.445$

John Dutchak (209.600) 160º 58.570$

Stephen Austin (205.000) 218º 51.398$

Michael Tureniec (203.900) 413º 34.664$

Kevin Kim (196.100) 32º 285.678$

Como podemos observar, la idea de que los líderes acaban teniendo una actuación desastrosa esta un poco fuera de lugar. Es cierto que el 500º lugar de Jeff Norman es algo decepcionante, pero el resto de jugadores consiguieron una digna clasificación, si tenemos en cuenta que era un torneo de 6.358 jugadores.

Probablemente la idea de que los líderes en fichas del Día 1 no llegan a ningún lugar venga de la creencia de que para conseguir tantas fichas hay que jugar como un maníaco, y que este estilo de juego es muy difícil de mantener en un torneo tan largo como el Evento principal de las WSOP.

Sin embargo, estos últimos años los jugadores agresivos han demostrado que pueden llegar muy lejos. Dag Martin Mikkelson me dijo ayer que el año pasado subía el 40% de las manos, y terminó en un digno 42º lugar de 6.358. Jamie Gold también fue el jugador más agresivo del torneo en 2006 y terminó ganando el brazalete.

Aunque el año pasado nueve jugadores superaban la barrera de los 200.000 puntos, este año sólo Henning Granstad ha superado ese número hasta el momento, con 242.950 puntos. Con 6.813 participantes y 136.260.000 puntos en juego, Granstad tiene el 0,18% del total de las fichas en juego. Estaremos atentos a si este año los líderes consiguen superar los resultados del año pasado y, quizás, acabar con la idea de la maldición de una vez por todas.

Más historias

¿Qué opinas?