Trallero Reiser: Seminario de poker: el Tilt (parte I)

Trallero Reiser: Seminario de poker: el Tilt (parte I) 0001

Muchas cosas se han escrito sobre el tilt: cómo evitarlo, cómo controlarlo, técnicas de relajación... Paparruchas. Siguiendo el principio agresivo de que la mejor defensa es un buen ataque, hoy vamos a aprender a provocarlo, de manera que vuestros rivales cojan tal estado nervioso que os deseen una muerte más cruel que la de Kenneth Pinyan. Dividiremos el seminario en tres grupos bien diferenciados: jugadores, croupiers y directores de torneo. Empecemos con los primeros, puesto que son las técnicas más extensas:

Grupo I: jugadores

Esta es la fase más divertida, los jugadores ya andan de por sí nerviosos durante el transcurso de un torneo, así que si no podemos echar sal en la herida que les queda después de un bad beat, nos procuramos ir abriendo una. Tarde o temprano acabarán explotando. Tome como primera referencia el color de la cara de sus rivales: nuestro objetivo es ir aumentando progresivamente esa pigmentación a un color rojizo lo más rápidamente posible con diferentes técnicas, y para ello usaremos una variable a la que llamaremos "factor de pigmentación" medida en una escala del 1% al 100%. Este apartado lo dividiremos en dos, debido a su complejidad: técnicas psicológicas y técnicas físicas.

Técnicas Psicológicas

Técnica del reglamento modificado: esta es una técnica muy sencilla de usar cuando tenemos un board propicio para escalera, color o full. Si tenemos la lectura que nuestro rival tiene una escalera, por ejemplo, le decimos:

-Espero que no estés pensando en hacer una escalera como las de antes, desde Julio de 2008 la Federación Internacional de Poker en vivo sólo permite escaleras con números primos y quedan excluidas las face cards.

Recuerde poner la más seria de sus expresiones, y cuando su rival empiece a reír pensando que es broma, niegue con la cabeza y suelte alguna expresión del estilo "Pobre diablo", mirando al croupier. Si todo va como es debido, el jugador en cuestión, y posiblemente la mayoría de la mesa, habrá tornado su expresión de jovial a atónita, y su rival acabará tirando sus cartas. Una vez hecho esto, llévese el bote y confirme que es todo una trola: factor de pigmentación, 40%.

Técnica mejorada (1): si tiene una escalera, enseñe las cartas, llévese el bote y confirme que todo es trola: factor de pigmentación, 70%.

Técnica mejorada (2): si llevaba basura, enseñe las cartas, llévese el bote y confirme que es todo mentira: factor de pigmentación, 75%.

Técnica del baile de la gallina clueca: se recomienda practicar antes delante del espejo y usarla en ocasiones contadas, ya que es muy arriesgada. Coloque sus manos sobre sus axilas, y mueva sus brazos a modo de aleteo. A la vez, flexione ligeramente sus rodillas y de lentas zancadas dejando erguida su espalda. Emita unos sonidos guturales mientras tanto cual gallina clueca: "Cooooooc, cooooooc, cooooooc...". Bien, ahora que domina la técnica, llega el momento de llevarlo a cabo: lo aplicaremos en momentos críticos en que hayamos hecho un all in y nuestro rival esté tomando una decisión. Tenemos dos opciones:

Opción A: las nuts. Comenzaremos el baile en el sentido de las agujas del reloj, y cuando lleguemos a la altura del jugador que está tomando la decisión, aumente de revoluciones el aleteo y el volumen de cacareo. Si a la cuarta vuelta de la mesa el jugador aún no ha decidido hacer call, invitemos al público a imitarnos, la especie humana tiene tendencia natural a ser partícipes de humillaciones, sobre todo si son divertidas, seguro que la mayoría le seguirán. Entre todos podemos destrozarle los nervios. Cuando haga call, y vea que tenemos las nuts, factor de pigmentación, 85%.

Opción B, farol. Haremos el baile en el sentido contrario a las agujas del reloj, y evitaremos cacarear a su altura, nuestro objetivo es tirarlo de la mano y hacerle perder la compostura después, ahora sólo debemos provocarle lo justo. Si todo va como debería, nuestra víctima acabará tirando las cartas. Es este el momento de enseñar el farol. Factor de pigmentación, 95%.

Técnica mejorada a la opción B: requiere preparación previa. Una vez mostrado el farol, haga un movimiento pélvico al estilo de Michael Jackson con un brazo en jarra sobre la cintura y suelte un gritito al estilo de "Auuuuhhh". Vuelva a su silla ejecutando el paso del moonwalk, como la estrella del pop. Habrá conseguido un factor de pigmentación del 100%. Pleno. You rule.

Técnica siciliana: aunque no es propiamente una técnica que aumentará el factor de pigmentación en nuestros oponentes, aumentará el factor canguelo, lo cual puede crear un cocktail explosivo. Vaya dejando caer sutilmente sus antecedentes familiares italianos, su conexión con la mafia siciliana y cuánto le quiere el padrino. Afirme que es su favorito. En momentos clave de la partida, póngase serio dirigiendo la mirada a la víctima, y desplace su dedo pulgar derecho en horizontal de izquierda a derecha de su cuello. Se lo pensarán dos veces antes de robarle las ciegas.

Técnicas físicas

Técnica de la admiradora secreta: si tiene la suerte de que le sudan los pies, ejecute esta técnica lo más frecuentemente posible, ya que poco a poco irá subiendo el factor de pigmentación de sus compañeros de mesa. Con el pie desnudo y sudado, frote la pierna del jugador que tenga justo en frente por debajo del pantalón. Recuerde: cuanto más asqueroso, más efectivo. No hay piedad. No mercy. Cuando su rival le increpe con la mirada, mire al jugador de al lado varias veces, mire a la víctima del sudor de sus extremidades inferiores, y repetidamente aproxime y separe los índices de su mano izquierda y derecha, diciendo en voz baja: "Aquí estos dos tienen lío". Haga partícipes al resto de componentes de la mesa, y pregunte al aire si es sólo atracción sexual o hay amor. Factor de pigmentación, 50%.

Técnica del thunderdome: se requiere preparación previa, y un control mental y físico que se adquiere con el tiempo. Se trata de dejar on tilt a nuestros oponentes con una emisión concentrada de metano de origen intestinal de manera que queden totalmente fuera de sí por un buen rato. Como pólvora a tal efecto, el que escribe les recomienda los famosísimos "Judiones Don Luciano", típicos de Segovia, y de los cuales les puedo asegurar que podrían iluminar una habitación a oscuras una vez hacen efecto. Como alternativa. pueden usar ustedes el típico cocido madrileño, con excelentes resultados también. Y como reactivo, un buen chorizo ibérico no tiene igual. Recuerde llevar ropa interior y pantalones que transpiren, ya que de lo contrario podría tener efectos adversos sobre la piel.

Una vez tenemos esta bomba de relojería en nuestro cuerpo, incline ligeramente el cuerpo hacia el lado contrario a su objetivo, formando un ángulo de 30 grados entre la base de la silla y su trasero, apunte y dispare. En este punto tenemos dos posibilidades:

Thunderdome AK-47: con ráfagas cortas y rápidas, se llama así por la similitud con el ruido de la famosa arma rusa. Corre usted el riesgo de sufrir fisuras debido a la violencia de los impactos, vaya con cuidado. Una vez ha acabado este ataque preventivo, mire a la mesa. Es posible que más de uno se haya tirado al suelo con las manos protegiéndose la cabeza. Si todo va como estaba previsto, su objetivo habrá pasado de moreno, a moreno con mechas rubias. Es el poder del efecto Thunderdome. Cuando pueda respirar otra vez, tendrá un factor de pigmentación del 80%.

Thunderdome F1: se le llama así por su similitud con el ruido de los bólidos de F1 cuando pasan a toda velocidad por la recta de tribuna. Tenga especial cuidado con esta técnica, y lleve ropa interior de repuesto, ya que al igual que los coches de F1, suelen dejar huellas de neumático debido a su atolondrada salida de boxes. Si no tiene especial aprecio por la higiene personal, puede aprovechar esto para aumentar el grip de los posteriores. Mire hacia su víctima: habrá pasado de moreno a rubio platino. Felicidades: ha conseguido el equivalente a un "Perfect" en el Street Fighter. Max Score. Durante al menos 20 minutos, no podrá contar ni odds, ni outs, y probablemente no pueda ni contar los dedos de una mano. Factor de pigmentación, 100%.

Seguiremos la semana que viene.

Más historias

¿Qué opinas?