Trallero Reiser: Las curiosidades de la mesa final

Trallero Reiser: Las curiosidades de la mesa final 0001

¡Habemus campeón! Esta semana se celebró la mesa final de las WSOP después de varios meses de espera. Ya sabes a estas alturas el desenlace, pero ¿sabes todas las anécdotas que acontecieron en ella? Yo te contaré algunas.

Hablemos de dinero

El ganador, Peter Eastgate, se ha catapultado a la segunda posición de los mayores ganadores de dinero de todos los tiempos en las WSOP con 9.152.416 dólares. El primer puesto sigue siendo para el siempre controvertido Jamie Gold, que se embolsó 12.067.092 dólares en 2006.

Los 9 jugadores que llegaron a la mesa final tenían garantizados un premio mínimo de 900.670 dólares, que ya se les pagó en Julio, pero los organizadores, Harrah's, añadieron 98.179 dólares más para los 8 primeros. ¿Generosidad? ¿Promoción? No, intereses. Esa fue la cantidad de dinero que rindió en intereses los 24.527.416 dólares que fueron "congelados" hasta la celebración de la mesa final en Noviembre. ¿Los meterían en ese banco que es el tuyo, y cada día el de más gente?

El número de la bestia estuvo presente en el torneo. Curiosamente, fueron los 666 primeros jugadores los que se llevaban premio en este Main Event, que se ha convertido en el segundo de la historia en cuanto a bote de premios, con 64.431.779 dólares.

El primer premio de 9.152.416 dólares fue transportado al set principal después del descanso de una comida. Se calcula que el inmenso montón de billetes pesaba aproximadamente 500 libras (unos 227 kilos). Hace un par de años, con el megapremio de Gold, la mesa crujió y estuvo a punto de romperse cuando pusieron encima todo aquel dinero. Este año tenían la lección aprendida, y reforzaron la mesa donde se puso el premio para evitar sorpresas cuando pusieran encima los fajos de billetes. La mesa sí aguantó este año.

Hablemos de indumentaria

La marca suiza Corum, fabricante de relojes de lujo, regaló a cada uno de los jugadores un reloj de edición limitada, que tenía en la esfera el palo de la baraja de su elección, y el la parte trasera su nombre y el número de chips con el que comenzaban en la mesa final. No he podido ver ninguna foto de esos relojes en concreto, pero ya llevan algún tiempo haciendo aparición en las WSOP, como complemento a los clásicos brazaletes. De hecho, podeis ver en su web una colección llamada "Royal Flush", que tienen una escalera real en su esfera. Para mi gusto, no es que tengan demasiada estética, pero imitando a los fanáticos de Apple, ¡es un Corum!

Tan acostumbrados como estamos a ver gafas de sol en el poker televisado, ninguno de los cuatro primeros clasificados las llevó. Eso sí, todos y cada uno de los nueve que formaron la mesa final llevaban gorras con logos de los patrocinadores. ¿Qué patrocinador dejaría escapar esa oportunidad?

Obama, tan en boca de todos últimamente por el futuro del juego online en Estados Unidos, estuvo presente en la mesa, al menos virtualmente. Uno de los jugadores, Rheem, llevaba una chapa con el lema de "Obama '08". Me pregunto si en TV podremos verlo o difuminarán la imagen, como hacen en algunas ocasiones.

Hablemos del juego

Esta fue la primera vez que se llegó en un Main Event al nivel número 39. Los números dan miedo: antes de 150.000, y ciegas de 500.000/1.000.000. Haciendo números rápidos, cada ciega grande y su ante, suponían las fichas iniciales de más de 57 jugadores del main event.

El primer flop no se vio hasta que no pasaron 39 minutos. Lástima, porque en TV sólo veremos un resumen de las manos, pero ver a estos 9 jugadores cómo juegan preflop puede ser toda una experiencia para el aprendizaje.

La primera eliminación se produjo a las 2 horas y 10 minutos, lo que a falta de documentación de las primeras WSOP, la convierte en la más rápida de la historia en una mesa final.

La continuación de la mesa final empezó a las 10:34 de la noche, y oficialmente acabó a las 2:36 de la madrugada. Eso hace que en conjunto durase 15 horas y 39 minutos, lo que rompe el record anterior del 2005, en que duró 14 horas.

Para que os hagais una idea de lo duro y competido que fue llevarse el título entre los 2 últimos jugadores, el total de manos que se jugaron en la mesa final fue de 278, y más de un tercio de ellas se jugaron en el heads up.

La asistencia de público al evento fue también un record. El máximo número de espectadores simultáneos que se contabilizó en el set preparado para la mesa final fue de 1.065, aunque el número total de espectadores del evento en vivo ronda los 3.000, y es que estuvieron en las inmediaciones del set durante los dos días que duró. Es un record de público para un evento de poker en vivo de todos los tiempos.

Estos números de 3.000 espectadores pierden un poco de importancia, si tenemos en cuenta que Dennis Phillips, que al final acabó en tercer lugar, se trajo al evento toda una legión de fans: nada más y nada menos que 300 personas, entre amigos y compañeros de trabajo, todos ataviados con la misma camiseta, que le animaron sin parar y se llevaron buena parte de la atención de las cámaras. Si pienso en un jugador español que sería capaz de organizar un cotarro similar y hacer una fiesta de la mesa final, sería Santi Torres, y no con 300, sino 500 mínimo. Yo me apunto.

Hablemos del campeón

Peter Eastgate es un jugador profesional de tan sólo 22 años de Odense, en Dinamarca. Se ha convertido en el campeón más joven del Main Event, con 22 años, 10 meses y 28 días. Ha aplastado y por mucho el record que ostentaba Phil Hellmuth, que se coronó campeón en 1989 con 24 años, 10 meses y 5 días.

Se convierte en el primer danés que gana el brazalete del Main Event de las WSOP. Servidor habría apostado que el primero en conseguirlo sería Gus Hansen, pero finalmente se lo ha llevado un jugador relativamente desconocido, ya que ha participado en unos cuantos EPT y el año pasado hizo mesa final en el Irish Poker Open.

Pokerstars vs Ladbrokes: esta es la información que a día de hoy no está del todo clara. Supuestamente, Peter se clasificó en Ladbrokes para jugar el Main Event y fue a Las Vegas como parte de su equipo. Posteriormente, el gigante PokerStars lo esponsoriza y aparece en la mesa final con sus logos, y además Peter asegura que se pagó la entrada al torneo de su bolsillo, que no la consiguió mediante clasificación por satélites. Sea como fuere, y acuerdos económicos de por medio entre Ladbrokes y PokerStars, lo que está claro es que el poker está al alza en popularidad, y que la pugna por la publicidad mediante la esponsorización de jugadores en torneos de primer nivel va a llegar a niveles equivalentes a otros deportes de masas.

Aunque Peter vive en Dinamarca, pasa largas temporadas en Londres jugando a poker, gracias a lo cual es prácticamente bilingüe con el danés-inglés. Asegura además, que en sus dos primeros años como profesional, se quedó en break even prácticamente: no ganó apenas dinero, pero tampoco perdió su bankroll. Ahora le ha dado un empujón definitivo a su carrera.

¿Qué hará con tanto dinero? ¿Se olvidará que lo tiene y vivirá de los intereses? ¿Dará otra sorpresa el año que viene en el Main Event? Viendo lo que pasa últimamente en el mundo del poker en vivo, creo que el futuro empieza a estar en manos de gente muy joven que viene de poker online, aunque tiempo al tiempo.

Más historias

¿Qué opinas?