May Maceiras: Spanish Poker Tour Marbella

May Maceiras: Spanish Poker Tour Marbella 0001

Este fin de semana, recién llegada de Amsterdam Poker Classics, nos fuimos directamente a Marbella a disputar la penúltima etapa del SPT de este año. No llegué a tiempo para los satélites así que jugué el Main Event directamente. Estoy leyendo el libro de Gus Hansen "Every Hand Revealed", así que en medio de mi inspiración novelera me dio por anotar mis manos en este torneo para poder verlas con calma después. No es la primera vez que voy con la libretita a un torneo, pero sí es la primera que apunto TODAS mis manos y con todo lujo de detalles. Es una lata tremenda (y más para mí que no sé qué me pasa últimamente pero estoy jugando DEMASIADAS manos...) y se da bastante el cante sacando la libretita cada dos por tres pero después en frío leo las manos y veo bien mis errores (un handhistory del pleistoceno, vamos, pero muy útil). Y además es muy útil también para poder escribir mi reporte del torneo más correctamente (oh sí, lo confieso, no recuerdo de memoria todas mis manos...)

Así que os cuento.

El SPT tiene una estructura, como ya es conocida, muy-pero-que-muy jugable. Acostumbrada a torneos algo más rápidos es una auténtica delicia jugar un torneo tan bueno como éste, principalmente porque cuentas con un stack saneado que te permite hacer movimientos sin encontrarte con todas tus fichas comprometidas al primer reraise que hagas... pero en mi caso también porque me permite hacer "el cafre" con total impunidad durante los primeros niveles, porque aunque mi stack inicial se vea reducido, seguirá siendo un importante stack para la estructura del torneo. Me gusta jugar los primeros niveles metiéndome en muchos botes, con un amplio rango de manos iniciales. Esto es lo contrario de lo más recomendable (gente sensata: no intenten esto en casa) que no es otra cosa que jugar los primeros niveles muy tranquilo, sólido y tight, puesto que no compensa poner en riesgo las fichas para conseguir los pequeños botes que se forman con esas ciegas tan bajas. Pero bueno, cada maestrillo tiene su librillo, y aunque a veces me plantee un torneo de otra forma, me siento más cómoda jugando así la primera fase del torneo, intentando hacer subir mi stack lo más pronto y rápido posible.

Sólo tengo anotadas 20 manos. Me eliminaron del torneo en el segundo nivel, así que apenas pude jugar. Pero sólo este dato me lleva a la conclusión más importante: juego demasiadas manos. En vivo se dan unas 25 manos por hora (algunas más con croupieres muy buenos y jugadores despiertos), teniendo en cuenta que los niveles del SPT duran 45 minutos, quiere decir que en algo menos de una hora y media (40 manos) jugué 20!!! La mitad!! demasiadas, definitivamente.

Durante el primer nivel jugué 11 manos, la mayoría pequeños botes, algunos ganados, otros perdidos, sin que supongan una gran diferencia para mi stack... pero pierdo un pellizquito en una mano que no tiene ni pies ni cabeza (mal jugada por mi parte), veámosla por partes:

PREFLOP:

Ciegas 25-50, media 15.000.

mi stack:14.000 (aprox)

Con dos limpers en la mano, subo desde la ciega pequeña a 200 (ciegas 25-50) con JQs. Sólo me hace call un jugador (con un stack de unos 16.000) y tenemos un bote de 525 puntos y no tengo posición en la mano.

Fallos: tengo dos opciones con JQs, hacer call o subir. El call parece apropiado en esta situación (sin posición, con 2 limpers en la mano, lo más sensato sería hacer call y tratar de ver un flop barato a ver si sale bonito), pero a mí me encanta JQs así que ya de jugarla, jugarla bien, y dado que no tengo posición, prefiero subir, quitarme a algún jugador del medio y, en cualquier caso, intentar sacar algo de información. Pero mi raise es escaso: si voy a tomar la iniciativa de la mano y jugarla sin posición, debo aparentar más fortaleza y ponerla más cara (aunque eso también tendría el inconveniente de que estoy haciendo el bote más grande a una mano que voy a jugar sin posición... juzguen ustedes mismos).

FLOP:

Q 6 3 con dos tréboles.

Mi dama.

Se me cruza el cable y paso con intención de hacer checkraise. Mi rival apuesta 300 y yo, efectivamente subo, pero sólo a 750. Él paga.

Fallos: ¿pero qué hago? He subido preflop, me ha salido el flop perfecto y lo paso!! Y no contenta con eso, mi rival me da la oportunidad de resubirle y opto por un mini-checkraise!! ¿En qué diablos estaba pensando? Tendría que haber apostado más fuerte, por varios motivos: si mi rival tiene mano, una dama con mejor kicker que la mía o un set de 6 ó 3 (todo puede ser) probablemente me resubirá (el flop tiene dos tréboles), así que al menos mi dama no me saldrá demasiado cara. Si mi rival tiene una pareja baja-media de mano y quiere pagarla, tengo que intentar sacar más valor a mi toppair y, por último, si tiene proyecto de color, no puedo invitarle a pagarme de esa forma tan escandalosa (y si no tiene nada de nada, mejor llevarme el bote ahí y todos contentos). En cualquier caso, esa resubida mía es completamente ridícula, tendría que haber subido como mínimo a 1050 puntos.

TURN:

7 de tréboles.

Voilá. El que faltaba en la fiesta. El trébol. Ya empiezo a ver fantasmas y a lamentarme de no haber resubido más fuerte en el flop. Prefiero pasar y ver qué hace él (si apuesta, si no, qué tamaño de apuesta hace, etc) y decidir en consecuencia. Él pasa. Lo que me mosquea lo suficiente como para intentar no meter más dinero en el bote en el river. Y me explico: a mi rival le había visto, tan sólo dos manos antes, hacer slowplay con las "nuts" (escalera) en el turn, así que pienso que puede estar haciéndolo de nuevo.

Comentarios: Ha salido una carta que no me apetecía ver y ya no tengo tan claro si voy por delante o no. He metido la pata en el flop y ahora me doy cuenta de que me pueden haber pillado. Así que prefiero hacer check y no seguir invirtiendo más fichas en un bote que quizás no lleve mi nombre.

RIVER:

Un As (rojo)

Vaya. Mi estupenda toppair del flop ya no tiene nada que hacer con un posible color en mesa y con una overcard en el river. Qué lástima. Paso y él apuesta 1050 a un bote de 2000 puntos. Value bet.
Y, atención, que yo voy y pago.

Mi rival muestra A8 de tréboles y mi JQ se va boca abajo de vuelta al mazo.

Comentarios: Mi call no tiene demasiado sentido. Que nadie trate de verle la lógica. No hago call pensando que puede ser que mi pareja de damas vaya por delante, de hecho estoy bastante convencida de que mi rival ha hecho el color. Hago el call, porque en mi perturbada cabecita aparece la brillante idea de que quizás me compense pagar para verle las cartas y confirmar la tendencia de este jugador a hacer slowplay.. que quizás esos 1050 puntos me darán información valiosa para futuras ocasiones.

Semejante tontería! Como si no hubiera invertido suficiente en un bote que no me voy a llevar, decido pagar (estando bastante segura de que voy por detrás) solo ¡para verle las cartas! seré peliculera... Por si hay dudas, digámoslo más claro: este movimiento es injustificable...

Aunque en esta mano sólo perdí 2000 puntos, es sin duda la peor de las que jugué en el torneo. Me quedé con unos 12000 puntos y en el segundo nivel (también jugando varios botes, pero sin subir o bajar significativamente de esos 12000, pierdo un bote de unos 2000 puntos en una mano sin demasiadas complicaciones, en la que, después de haber metido en el flop y en el turn, tengo que tirar una toppair en una mesa complicada (con muchos proyectos) ante un reraise de un rival (por cierto, su reraise era de farol)

Estoy con un stack de aproximadamente 9500 puntos, cuando recibo reyes en posición media. Con ciegas 50-100, la mano me llega foldeada y la subo a 350. Un jugador que se estaba moviendo también bastante y al que le había visto ya resubir preflop un par de veces, me resube a 1400 (buena apuesta!! la percibo como una apuesta muy fuerte y creo que está intentando echarme del bote más que intentar "pillarme"). De todas formas, no hay mucho que pensar. Tengo reyes y no me los voy a tirar, asi que resubo a 4000. La mitad de mi stack está dentro y tengo reyes, así que pase lo que pase me jugaré todas mis fichas. El jugdor se mueve all-in y yo hago insta-call. Lleva ases y salgo eliminada del torneo.

La mano de la eliminación es lo de menos, reyes contra ases, no merece dedicarle un minuto de debate. Creo que nunca me he tirado de reyes preflop en mi vida (a no ser quizás algún desgraciado error de juventud...) Con stacks mayores, de más de 200 bb sí podría dedicar al menos un segundo a barajar la posibilidad de tirar mis reyes si lo veo muy claro (ya lo puedo ver nítido, eso sí), pero no es el caso. Las manos importantes son las otras, las que minaron mi stack en vez de hacerlo más grande, dejándome sin opciones ante jugadas encontradas como ésta (si tuviera más fichas, podría incluso haberme quedado viva e intentar recuperar el torneo)

Está bien repasar siempre los historiales de manos (cuando jugamos online) o nuestras notas (si lo hacemos en vivo) para tratar de encontrar los fallos y tener claro cuando nos elimina el azar y cuando somos nosotros los que cavamos nuestra propia tumba.

Más historias

¿Qué opinas?