El Psicólogo del Póker: La Apenas Notable Diferencia

El Psicólogo del Póker: La Apenas Notable Diferencia 0001

Hay un concepto en psicología llamado el Umbral de la Diferencia, normalmente llamada la apenas notable diferencia. Técnicamente, los psicólogos definen este término como el cambio en cualquier tipo de estimulación que una persona pueda notar al menos durante el 50 por ciento del tiempo. Por ejemplo, se te pide que sostengas una taza con agua dentro. Cierras los ojos y vertimos agua de manera silenciosa. La persona sujetando la taza debes de exclamar cuando ha notado una diferencia de peso. Obviamente, el peso de una sola gota de líquido no será notada, pero al intentar llenar el recipiente a la mitad entonces en cierto punto se disparará el umbral de la diferencia.

Esta diferencia apenas notable puede ser usada para establecer una medida de aumento o incremento en cualquier estímulo: luz, sonido, peso, calor, frio….e incluso señas de póquer.

Puede que resulte obvio que si alguien se encuentra proyectando una seña sutil, talvez un tic nervioso, pero el cual se vuelve mas fácil de leer si la frecuencia con que se manifiesta aumenta. Por otro lado, entre mas atento te encuentras a pequeñas pistas gestuales pues mas apto estarás para ser receptivo a ellas, incluso mientras otros jugadores ni se perciban de ellas.

El teatro en la mesa de juego

Acá hay un ejemplo que me fue mostrado por un jugador profesional del póquer. Me dijo que estuviera atento de cierto individuo que compartía la partida con él en la mesa. Cada vez que este jugador realizaba una apuesta gorda, procedía luego a reclinarse en el respaldo de la silla. Entre más se recostaba en su espalda mas confiado se encontraba en la partida; y por el contrario, si se inclinaba hacia delante era porque estaba realizando faros. Si se erguía entremedio era por que tenía algo en sus cartas pero nada claro. Había tomado solamente una media hora para que este profesional tomara conciencia de las posturas de su contrincante y les asignara una reacción correcta. Estaba operando con solo observar la apenas notable diferencia, focalizada en la postura.

Luego, otro jugador me mostró un aspecto paralelo en esta experiencia. Este jugador, cada vez que le tocaba ser el último en mostrar su decisión cuando tocaba la quinta carta o river, se aprovechaba de la situación enviando un mensaje a los otros jugadores de la mesa. Es decir, primero tomaba su decisión sobre la mano que se jugaba. Una vez que conocía su jugada se dilataba hasta ser el último en reaccionar, hablaba de la mano de tal manera que pareciera costosa su decisión de mostrar las cartas. De esta forma le quitaba el ánimo a todo aquel que le quisiera timar o hacer un faro, al teatralizar lo duro que era para él mostrar sus cartas.

Ser natural para mentir

Esto fue lo que comentamos luego: "Casi nunca actúas para el jugador con el que te mides en una mano, ellos ya tienen su atención en ti. Así que cuando actúas o hablas es porque quieres que otros jugadores te lean y sepan el código de tu lenguaje corporal para que en futuras jugadas respondan a tus estímulos sin cuestionarse. Tienes que exhibir o exclamar siempre lo justo para que se interesen, pero no tanto como para que sospechen que les das un mensaje directo.

En otras palabras, tratas de que los otros jugadores "apenas noten" tu tipo de juego, lo suficiente como para que lo noten pero no para que sospechen que el mensaje está envuelto en papel de regalo y que dentro tiene una bomba de tiempo bien planificada. La diferencia apenas notable trabaja de muchas maneras, pero entre mas sutil el "apenas notable" es que tu información será dada o recibida.

Freerolls exclusivos de PokerNews cada dia :
TORNEOS EN EXCLUSIVA CASH, LIVE, POKERNEWS CUP, WSOP 2009...

Más historias

¿Qué opinas?