Now Live WCOOP $102,000 Super High Roller

Psicología del Póker: Sesgo de confirmación

Psicología del Póker: Sesgo de confirmación 0001

¿Te resulta familiar? Has estado mejorando tus habilidades para leer a otros jugadores y has mejorado bastante. De hecho, incluso estás sorprendido de cuántas lecturas te perdías en el pasado. Te exiges más con manos ganadoras, eres capaz de hacer jugadas para salvar fichas y tu ritmo de victorias se acelera. Llegado el momento subes al siguiente nivel de límite máximo de juego y tus lecturas comienzan a fallar.

He escuchado esta historia tantas veces que he llegado a la conclusión de que hay múltiples explicaciones posibles. Debemos asumir que la competencia es mayor, lo que viene a significar que los jugadores están ejecutando cada aspecto del póker un poco mejor. Vamos a tomar el hecho de que no te hayas ajustado bien a tu mejorada competencia como una posible opción para justificar el fracaso de tus lecturas.

Concepto de sesgo de confirmación

En psicología existe algo llamado sesgo de confirmación. Estoy seguro de que has sido testigo de ello en ambientes sociales o de negocios. El sesgo de confirmación se muestra cuando alguien tiene una posición u opinión acerca de algo y cree en ella tan firmemente que sólo puede encontrar pruebas que corroboren su posición. Esta persona ignorará por completo cualquier información que contradiga su opinión. Esta parcialidad podría destruir cualquier estudio científico; de hecho podrías llegar incluso a no ver algo que estuviera justo frente a ti. El sesgo de confirmación cierra nuestra mente a nueva información y juega en nuestra contra en casi cualquier contexto laboral, social o personal.

Prueba a observar cualquier debate político en televisión y elegir uno en el que desconozcas la inclinación política (izquierda o derecha) de los comentaristas o invitados. ¿Cuánto tardas en darte cuenta de su postura? ¿Normalmente a la primera frase, verdad? Estos expertos políticos se ganan la vida siendo ejemplos andantes y parlantes del sesgo de confirmación. No hay opciones razonables en el "otro" lado. No existe argumento que les haga dudar de su perspectiva. Están completamente cerrados en su enfoque. Están totalmente seguros de sí mismos y no escucharán nada que venga desde otro punto de vista.

El sesgo de confirmación en el póquer

Así que, volvamos a esa mesa de póker de 'high-limit'. ¿Por qué son tan malas tus lecturas? Bueno, te has acostumbrado a esas lecturas porque te funcionaban muy bien en las mesas de 'low-limit'. Ahora que te has hecho un sitio entre una clase superior de jugadores, de nuevo debes ampliar tus habilidades de lectura y tener en cuenta el mayor nivel de destreza de tus rivales. Si no lo haces, entonces eres culpable del sesgo de confirmación. Piensas que si esa lectura te funcionó antes, te tiene que funcionar ahora. La apuesta de continuación significa esto y no aquello, ¿por qué iba a cambiar ahora?

Si eres capaz de redirigir tu habilidad lectora con una mentalidad nueva y abierta, descubrirás que tus lecturas no estaban tan mal. Los jugadores cambian algunas de estas lecturas entre nivel y nivel, pero sigue siendo póker. Lo único que tienes que hacer es adecuar y ajustar tu enfoque previo y descubrirás que algunas lecturas aún funcionan y otras sólo necesitan un mayor nivel de complejidad. En realidad, muchos jugadores me han comentado que subir de nivel termina por facilitar las lecturas, ya que te das cuenta de que cuanto más arriba llegas, menos locos te vas a encontrar. Pero tienes que ser abierto para percibir ese cambio y no encerrarte en tu antigua visión.

¿Cómo contrarrestarlo?

La manera más simple de contrarrestar el verse sorprendido por el sesgo de confirmación es simplemente recordar que los cambios forman parte del póker. Al principio, no lees a los jugadores. Luego aprendes a leer a los jugadores previsibles y a los pasivos. Finalmente, aprendes a leer a los mejores jugadores. Mientras aumenta el nivel de las apuestas, cada vez hay mejores jugadores y debes estar abierto a más y mejores lecturas.

Más historias

¿Qué opinas?