Analizando una mano de la WSOP con Vanessa Rousso

Analizando una mano de la WSOP con Vanessa Rousso 0001

Para los pros que juegan torneos, aquellos eventos de no-limit hold’em con buy-in más económicos pueden resultar un campo minado, por lo que para poder vencer deben ajustar su juego. Vanessa Rousso charló con PokerNews sobre una mano que disputó en el Día 1A del Evento 3, no-limit hold’em de $ 1.000 de buy-in, de la World Series of Poker 2010, en la cual aplicó una estrategia modificada.

¿En cuánto estaban las ciegas cuando se disputó la mano y cuál es su estrategia preflop en general al participar en esta clase de eventos?

Las ciegas estaban en 75-150. En esa etapa de un torneo, cuando no hay antes, considero un rango de manos pre-flop con las cuales jugar bastante loose, siempre y cuando posea una pila de fichas mayor al promedio y tenga posición, en especial en torneos de bajo buy-in como este. La razón es que teniendo una ventaja de habilidad sobre la mayoría de los otros jugadores de la mesa, busco participar en un montón de manos. Por lo tanto, experimento más con aquellas manos con las que estoy dispuesta a pagar un revire respecto de lo que haría normalmente. Me adapto por el hecho de que (a) las ciegas todavía son relativamente bajas, por lo que no es costoso y (b) poseo una pila de fichas superior al promedio enfrentando a oponentes muy débiles.

En la mano en cuestión, un jugador muy tight y predecible reviró ocupando una posición intermedia. El jugador a mi derecha le pagó y fue mi turno, estando en el button con {a-Hearts}{4-Hearts}. Pagué y también lo hizo la ciega grande. Fuimos cuatro los que participamos para ver el flop. Este se descubrió siendo todas las cartas de corazones y con un {10-Hearts} como carta más alta, por lo que formé el color nuts. La ciega grande apostó primero y el jugador muy tight, que había revirado preflop, volvió a hacerlo y por un monto elevado. En ese momento, su revire fue aproximadamente del siete por ciento de su pila. Igualé y me di cuenta de que si él realizaba una apuesta del tamaño del bote en el turn, probablemente podría quedarme con todas sus fichas.

En ese momento, ¿cuál era el rango de manos que usted le asignaba a ese oponente?

Supuse que para que él hiciera una apuesta tan fuerte debía tener un trío o un overpair. Obviamente era imposible que tuviera {a-}{a-} y que uno de ellos fuera el de corazones, ya que lo tenía yo. Podría haber estado aguardando algún proyecto con ese overpair, pero creí en verdad que debía tener una mano mucho más fuerte debido a su forma de apostar. El jugador a mi derecha se descartó y yo pagué su apuesta sin revirar. Quería asegurarme que no se formara par entre las cartas de la mesa al llegar al turn.

Esto es algo que aplico para reducir la varianza. Muchas veces hago mis jugadas en el turn en vez de en el flop teniendo manos fuertes. Aplico esta estrategia en torneos compuestos de muchos contrincantes, ya que para sobrevivir frente a tantos competidores se debe salir airosa de muchas situaciones en las cuales una es favorita en un 70 por ciento. El asunto es que, incluso si una es favorita en un 70 por ciento, tres de cada diez veces será derrotada. Incluso, si una es ampliamente favorita en situaciones 60-40 o 70-30, de hecho una puede reducir la varianza a la mitad apostando fuerte recién en el turn. Esta es la razón de por la que no reviré en el flop. Decidí reducir la varianza.

¿Qué hay acerca del concepto de “proteger su mano”? ¿Se trata de un término sobre-empleado? ¿Puede explicar por qué no se aplica en esta situación?

He aquí la clave. Mi análisis fue que ya tenía a mi oponente derrotado, o en su defecto él necesitaba que se formara un par en la mesa. No obstante, basándome en su postura, no creí que él fuera a descartarse. Primero, quería ver el turn y revaluar qué hacer en base a lo que él hiciera, o a si se formaba o no par en mesa. Frente a competidores más duros, tal vez se deban tomar más riesgos buscando proteger la mano, pero frente a oponentes débiles, como los de un torneo de $ 1.000 de buy-in, creo que es más importante aplicar la reducir la varianza manteniendo los botes chicos. No busco disputar botes muy grandes a menos que esté jugando mi dinero con una probabilidad muy baja de ser derrotada. Además, yo poseía muchas fichas con las cuales revirar en serio. Si el reviraba y yo respondía apostando mi resto, hubiésemos estado disputando un gran all-in, en el cual mi oponente hubiese tenido un 40 por ciento real de que se emparejara la mesa o de formar póker. En vez de arriesgar mis fichas siendo 60 por ciento favorita, preferí esperar hasta el turn y pasar a ser 80 por ciento favorita. Esa es mi filosofía.

Entonces, ¿qué pasó en el turn?

El turn fue una carta completamente irrelevante. He aquí otra cuestión de la que creo que hay algo para aprender. Hubiese sido muy obvio, basándose en que yo pagué una postura y un revire sin aumentar, que o bien había formado color en el flop o estaba buscando el color nuts. En esa circunstancia, aquellas eran las dos únicas manos verdaderamente posibles que yo tuviera. Mi oponente apostó un monto equivalente al bote y yo respondí revirando al all-in. Él pagó al instante. Ahora bien, él podría haberse descartado tras mi all-in y le hubiese quedado todavía una pila decente con la cual continuar en juego, o bien podría haber pasado en el turn en vez de haber apostado comprometiéndose a sí mismo. Si hubiese pasado, tendría la opción de un check-call ante una apuesta mía luego de ver el river, o realizar un buen descarte evaluando mejor la situación. Al jugar la mano de la manera en que lo hizo, se obligó a sí mismo a ir al all-in. Una vez que yo le reviré al all-in, no cabía la más mínima posibilidad de que yo estuviera faroleando. No haría eso teniendo solamente el As de corazones, por lo que en el turn debió haber sido obvio que yo tenía el color.

Ahora bien, él tenía un trío de 10, la cual es una mano difícil de desechar, ya que aún poseía un 20 por ciento de probabilidades reales en el turn, pero podría haber aplicado una estrategia más adversa al riesgo haciendo check-call en el turn. No creo que necesariamente tenía que perder todas sus fichas en esa mano. Quiero decir, resultó muy bueno para mí [risas]. Por lo que creo que he aquí la lección. Incluso cuando se tiene un trío, si las cartas de la mesa son coordinadas como las de esa mano y hay tantos jugadores participando antes del flop, se debe sospechar que nuestra mano no es lo suficientemente buena. Hay un 75 por ciento de probabilidades de que por lo menos alguno de los oponentes tenga color y un 25 de que lo estén buscando. En una situación así, ¿por qué no pasar? Si aparece un corazón en el river y si ha dejado que el oponente con el {a-Hearts} llegue hasta allí, aún así esto sólo va a suceder la inmensa minoría de las veces, pero usted se salvará el 75 por ciento de las veces en que hubiese sido derrotado.

Si se hubiese formado un par en el turn y su oponente hubiese apostado fuerte, usted se habría descartado, ¿verdad?

Si. Hubiese sabido que mi mano no era lo suficientemente buena. Algunas veces, una simplemente tiene una buena lectura de alguien. Cuando reviró en el flop, yo estaba convencida de que tenía un overpair sin corazones o que poseía un trío, y si él hubiese apostado muy fuerte en el turn, yo hubiese sabido descartarme.

********
Nota del editor: PokerStars ofrece a nuestros jugadores, registrados a través de los links de PokerNews, un bonus de primer depósito del 100%, hasta 600$. No te olvides de que una cuenta abierta en PokerStars a través de nuestros links te garantiza el acceso a todas las promociones, torneos, y freerolls de PokerNews la sala más grande del mundo.
Es.PokerNews.com tiene su sitio de Facebook: ¡únete ya para seguir con nosotros TODAS las noticias del mejor poker!

Más historias

¿Qué opinas?