Psicología del Poker y Deportes -- Parte II

Psicología del Poker y Deportes -- Parte II 0001

En el anterior artículo, Barry Carter comenzó el programa con Jared Tendler, especialista en psicología deportiva; puedes leer la primera parte aquí.

Seguimos con Barry:

Unas semanas de sesiones con Jared Tendler, y me siento ya un hombre nuevo. Es como si estuviese curado de todos mis males, como pasar de la noche al día. En cuanto cogí el hábito de hablar sobre mi aversión al riesgo, ésta parece haber desaparecido. Siempre que me siento temeroso al tener que arriesgar (un riesgo calculado y rentable, claro), tomo nota, para más tarde analizar la mano y mi reacción ante ella. Ahora me encanta analizar y estudiar mis manos, pues siento que ahora estoy aprendiendo algo más sobre poker y que construyo algo, en vez de intentar sólo sacarme a mí mismo de la fosa...

Pero tengo también miedo al hecho de que todo este nuevo empujón y voluntad de mejorar mi juego no sea más que un placebo. Tal vez esté haciendo todas estas cosas un poco forzado por haber consultado con un especialista, en vez de hacerlo por voluntad propia. Jared me confirmó que mis preocupaciones no son del todo descabelladas: la fase que ahora estaba atravesando se llama "competencia de consciencia", que significa que ahora consigo cumplir una fución cuando conscientemente pienso en ella.

La primera fase es la de "competencia inconsciente" (algo que no percibo que no sé hacer), la segunda la de "incompentecia consciente"(sé que no consigo hacer algo) y ahora, la "competencia consciente" (consigo hacer algo cuando me concentro), y finalmente tenemos la "competencia inconsciente" (algo que consigo hacer sin tener que pensar en ello). Esto es comparable a cuán nerviosa se pone una persona cuando se sienta detrás de un volante poco después de sacar el carnet..., y unos años más tarde, cuando ya puede conducir con los ojos cerrados... [bueno, cerrados del todo no, pero se entiende la comparacion ¿no?]

Psicología del Poker y Deportes -- Parte II 101

¿Cómo sabré que he llegado al final de la competencia consciente? "Bien, parece difícil percibirlo, excepto cuando estás en tilt. El tilt es algo bueno, te da una idea mejor de tu habilidad", me dice Tendler.

Cuando entras en tilt, lo que haces en la mesa se vuelve muy reactivo, instintivo. Entrar en tilt te hará ver lo que has aprendido realmente, y lo que aún necesita ser trabajado. Obviamente, en un mundo perfecto, sería preferible no entrar en tilt nunca, pero cuando las fichas son pocas, la sensación de tilt y la manera en que juego mientras dura, me da una idea de mi progreso. Y posiblemente también tendré una idea de mi juego "C", aunque que no quiero jugar más que mi juego "A", pero cuando mejoras tu peor juego, también experimentas una pequeña victoria.

A pesar de aceptar un poco mejor los bad beats, aún me sentía afectado y encontraba injusto a veces el que las cosas fuesen mal. Jared me pidió que le explicase cómo me sentía en las mesas, y mi respuesta fue "injusto", por lo que exploramos un poco esto... Parece ser que la idea de justicia venía del hecho de ser periodista de poker desde ya hace algún tiempo. Había pasado los últimos años haciendo reportajes sobre personas que ganaban grandes sumas de dinero. Entrevistaba y hablaba con gente sobre lo que significaba ganar cantidades de dinero capaces de cambiar vidas, todas las semanas.

Expliqué que siempre he querido ganar un gran torneo en vivo. Siempre he querido ser el chico del cheque, o del montón de dinero, y me encantaría ser el entrevistado, para variar. ¿Cuándo llegaría mi momento? Y después hice lo que consideré un comentario insignificante, soltando "Creo que voy a dejar de jugar Sit and Go's y en mesas de cash, y jugar realmente un torneo en vivo de vez en cuando"... Jared lo cogió al vuelo inmediatamente... Yo pensé... "bueno, pero si era un chiste, no significa nada, no vamos a perder la sesión en esto"

Pero él indagó más allá...

Jared relacionó esta situación con otra en la que ve a veces en el periodismo deportivo. Gran parte de los periodistas de deportes son pésimos en el deporte sobre el que hablan (excepto los deportistas retirados, claro), y no tienen ni idea de lo que realmente se pasa en un vestuario, ni entre los fans, y muchos menos en el campo. Las personas que trabajan en la industria saben que algunos periodistas no saben de qué hablan, y hacen con frecuencia comentarios muy generalistas.

Pero en el poker es diferente, yo soy un jugador de poker ante todo, y además de saber qué pasa en la industria, sé también qué supone estar jugando, estar en las mesas. Jared no sabe mucho sobre poker, pero sabe lo suficiente para tener noción de que ganar un sólo torneo no te convierte en un buen jugador, a menos que lo hagas regularmente.

Ser reconocido como escritor y jugador de poker siempre fue importante para mí, eso siempre lo he tenido claro, pero descubrir que parte de mi frustración como jugador provenía del hecho de que no ganaba algo porque realmente no quiero ganarlo, te da un vuelco a todos tus esquemas mentales. Un poco confuso, pero me llevó a una discusión conmigo mismo sobre la definición de objetivos, y a descubrir lo que realmente quiero del juego. Aún adoro los torneos, y espero que algún día sea en el que conquiste un gran premio, y esto realmente me abrió una nueva perspectiva sobre lo que realmente quiero del juego.

"¿Te parece injusto ahora?" Me preguntó Jared.

"No, no tengo la certeza total sobre cómo me siento ahora, pero me siento diferente", respondí.

No te pierdas la Parte 3 de esta serie de artículos.

Si quieres dominar tu poker de tal modo que consigas jugar bien en cualquier situación, para cuando necesites dar lo mejor en tu torneo favorito, regístrate y juega en nuestras salas favoritas.

Más historias

¿Qué opinas?