La columna de May Maceiras: Observación y lenguaje no verbal (II)

La columna de May Maceiras: Observación y lenguaje no verbal (II) 0001

El otro día nos quedamos hablando de la importancia que tiene observar todo lo que pasa en la mesa y todo lo relativo a los jugadores, relacionándolo con el tema del lenguaje no verbal (actitudes, gestos, formas de moverse, formas de hablar, etc.). No voy a entrar a describir "tells" puntuales. Existe muchísima información al respecto y cualquiera puede documentarse más ampliamente.

Estoy hablando de la importancia de permanecer muy atento y tomar nota (metal o escrita) de TODO lo que pasa: no sólo los patrones de apuestas, porcentajes de raises u otros datos sobre el juego de tu rival, ni sus tics puntuales o pequeños gestos, sino también ir viendo como cambia su estado de ánimo a lo largo de las horas, ir viendo si se siente fuerte o débil, si está concentrado en el juego o más bien distante, si está contento, si está confiado, etc. y ser así capaces de llegar a "conocerle". Mortensen dice que hay que "meterse en sus cabezas".

Y meterse en la cabeza de alguien no es "ahahaaaá has movido el pie!!!! sé lo que estás pensando, lo sé, lo sé!!!". No... Un tell puntual, sacado de contexto, puede llevar a errores y ningún jugador debe basar una decisión únicamente en haber observado "algo". Sin embargo, la observación completa y consciente de todo lo que pasa en la mesa reporta mucha más información, más fiable y nos hace estar más preparados.

No somos conscientes de todo lo que nos rodea. Nuestro cerebro recibe cientos de miles de estímulos todos los días, y hemos aprendido a ignorarlos (si no, nos volveríamos locos) para poder prestar atención sólo a lo que nos interesa. Pero, como consecuencia, resulta que muchas veces no somos conscientes siquiera de nuestro entorno. Para ilustrarlo, un pequeño ejercicio: Cierra los ojos y describe con la mayor precisión posible la habitación en la que estás leyendo esto

Probablemente te has limitado a describir la habitación (es pequeña, es grande, las paredes son de tal color, hay tal mueble, tal otro....) ahora párate a pensar ¿cuántos cuadros hay en las paredes? ¿cuántas lámparas? ¿hay alguna encendida? ¿hay plantas? ¿cuántas sillas hay? ¿está puesta la televisión? ¿en qué canal? ¿has mencionado alguno de los libros en las estanterías? ¿las persionas están cerradas, abiertas, entreabiertas...? ¿hay fotografías? ¿quién aparece en ellas? y un larguísimo etcétera de posibles preguntas que podríamos hacer y que seguro que no sabríamos responder aunque pasemos la mayor parte de nuestras horas en esa habitación. Prestar atención a todos estos detalles pueda parecer una pérdida de tiempo, pero no lo es. Supone un entrenamiento muy eficaz para empezar a tener una observación más activa poco a poco casi sin darnos cuenta.

Y esto es importante, pero no sólo para el juego en vivo. En el juego online no podemos ver caras, ni gestos, ni vestimentas, ni nada de nada, pero podemos llegar a deducir patrones de comportamiento. Los programas estadísticos suponen un extra indispensable (alguna vez oí que es como ir de expedición con o sin brújula), y te reportan prácticamente la totalidad de la información que necesitas tener. Después pueden suceder otras cosas que el programa no te va a señalar y que sólo un ojo observador podrá ver, como por ejemplo que algún jugador entre on tilt por alguna jugada, el cansancio que pueden acumular algunos y que puede llevar a errores, el ansia por ganar un bote y un largo etcétera. Experiencia y observación consciente nos harán ir mejorando en este aspecto e ir viendo cada vez más cosas.

Lo dicho. Práctica y más práctica. Comenzad a "ver" vuestro entorno de manera consciente, fijandóos en los detalles y observándolo todo, acostumbrémonos a hacer esto de manera automática y cuando nos queramos dar cuenta no se nos escapará nada.

Más historias

¿Qué opinas?