Guerra de Ciegas: ciega grande contra ciega pequeña (parte 1/2)

Guerra de Ciegas: ciega grande contra ciega pequeña (parte 1/2) 0001

Jugar en la Ciega Grande ("Big Blind" -BB-) es la posición menos rentable en Cashgames (poker con dinero metálico en juego) a largo plazo.

Aunque tienes la ventaja de ser el último en hablar en la ronda de apuestas preflop, eres el jugador que está forzado a hacer una apuesta de una Big Blind, y estás fuera de posición durante el resto de la mano.

Como todos sabemos, la posición es uno de los más importantes factores del juego en el poker. Sin entender la importancia de la posición, y de cómo usarla para obtener ventaja, nunca serás un jugador de poker completo.

Sólo hay una situación en la que estás jugando con posición de ventaja en la Big Blind, y es cuando toda la mesa hace fold y te quedas jugando tan sólo contra la Small Blind. Esta es una situación de la que pocos jugadores de poker saben sacar ventaja, y esto es lo que me ha movido a escribir este artículo.

Es lo que llamamos un "nicho" del juego de poker, una muy específica y pequeña parte del juego, pero espero que este artículo te muestre cómo manejar esta situación en el futuro.

Cuando analizamos cómo jugar contra la Small Blind (SB), podemos diferenciar entre dos situaciones: la primera que veremos es cómo jugar contra una SB que ha hecho limp (iguala nuestra apuesta de ciega grande), y la otra es qué hacer cuando hay que reaccionar ante una SB que ha hecho raise.

CUANDO LA CIEGA PEQUEÑA HACE LIMP

Hacer limp (call) en un bote es visto siempre como un signo de debilidad, a menos que tengamos una buena lectura del oponente.

Por ello, hasta que veamos que un oponente suele hacer limp con una mano monstruo en esta situación, presumiremos que tiene una mano débil.

Pongamonos en una situación en la que hay un jugador débil en SB, sobre el que tenemos posición, y que está jugando una mano marginal, como por ejemplo, {k-Diamonds}{7-Diamonds} ó {8-Clubs}{9-Hearts}. En situaciones como ésta no importa realmente cuál es la mano que tenemos, porque estamos basando nuestra fuerza en la debilidad de nuestro adversario. Por ello tampoco es necesario tener preparado de antemano un rango de manos con el que haremos raise en esta situación, porque le subiremos (raise) con cualquier mano.

En general, un raise a 5BB (cinco ciegas grandes), sería la mejor opción en esta situación; contra un stack de fichas mayor que el nuestro, deberíamos considerar desde 6 hasta 8 BB's.

Hay un par de buenas razones para hacer este raise relativamente grande: como estamos poniendo a nuestro oponente en una mano débil, queremos ponerle algo de presión encima.

Si debido a la presión, hace fold pre-flop, perfecto: porque estamos haciendo raise con casi cualquier mano, y la mayoría de las veces tendremos en la mano un par de cartas "rags" (cartas inútiles o que difícilmente pueden mejorar).

Si decide hacer call de todos modos, habremos conseguido un buen bote como resultado de nuestro raise preflop. Esto reduce las probabilidades de que nos intente farolear para echarnos del bote o de que persiga el completar sus "draws"; todo ello redunda en nuestra ventaja.

Post-flop, la estrategia se convierte de este modo en algo mucho más simple: cuando hace check en el flop, disparamos una Apuesta de Continuación (CB — Continuation Bet). Si decidiese apostar él primero, entonces debemos echar un vistazo a nuestra mano y a la textura del board (cartas comunes). Hablaremos de ello después.

En resumen, hacemos raise con cualquier mano preflop y disparamos una CB (Apuesta de Continuación) en cualquier flop. Si después de esto, aún estás en la mano y tu adversario no ha hecho fold, tendremos que considerar unas cuantas cosas más, que veremos en la siguiente sección.

CUANDO LA CIEGA PEQUEÑA HACE RAISE

Cuando la SB decide hacer raise en lugar de limp, otros factores entran en juego. Los analizaremos ahora con detalle.

Las estadísticas de juego de la SB.

Si sabemos que la SB rara vez hace raise antes del flop, y que se comporta de forma general como un jugador "tight", no tiene sentido tratar de exprimir la situación.

Lo único que podemos hacer es echarle un nuevo vistazo a nuestra mano, y decidir si vale la pena seguirla jugando; quizás jugando un "set value" (continuar en la mano buscando la "trucha" mientras sea matemáticamente rentable), o, si tu stack es un poco mayor, puede que jugando suited connectors (cartas conectadas del mismo palo).

De todos modos, si sabemos que el contrario suele hacer raise pre-flop, podemos seguir luchando por el bote. Sabemos que muchas veces, estará haciendo raise con manos marginales que no habrán conectado con el flop en la mayoría de los enfrentamientos, lo que le obligará a tirar su mano ante nuestra CB (Continuation Bet).

Por ello, no debemos tener miedo a hacer call a su raise, pero debemos estar seguros de que las manos con las que hacemos call tienen al menos potencial para ligar con las comunitarias, de modo que no tengamos que basarnos sólamente en la (presunta) debilidad del oponente.

Estudiar el uso exacto de un rango de manos para estas situaciones es un poco difícil, pero manos como {9-Hearts}{10-Spades} o {q-Clubs}{7-Clubs} son, definitivamente, jugables. Hacemos call pre-flop, y llegamos así al siguiente paso, el contemplar la textura del flop.

Publicaremos en breve la segunda parte de este artículo de estrategia. Regístrate en alguna de nuestras salas favoritas, y podrás empezar a poner a prueba tu capacidad en las guerras de ciegas.

Más historias

¿Qué opinas?