Liron Hu Yu Campeón de España de Poker 2016

  • Adrián DelgadoAdrián Delgado
Liron Hu Yu Campeón de España de Poker 2016 0001
Sharelines
  • Liron Hu Yu Campeón de España de Poker 2016

El primer fin de semana de diciembre se ponía punto y final a la 11.ª temporada del Campeonato de España de Poker y lo hacía con una última parada que estuvo cargada de emoción e intriga hasta el último minuto. Con ello se decía adiós a 10 meses en los que el CEP ha visitados lugares como Barcelona, Alicante, San Sebastián, Madrid, Marbella o Peralada, y en los que triunfaron jugadores tan diferentes como Rembert R Net, Toni Vázquez, Diego Gómez "El León", Steve Enríquez, Davide Ferrari o Martí Roca.

La última etapa comenzó con más de un puñado de jugadores con opciones de hacerse con el título de Campeón de España, aunque los que mejor lo tenían era el líder de la general, Toni Vázquez, y sus máximos perseguidores, Steve Enríquez Gallo y José Luís Urrutia Beorlegui. Sin embargo, ninguno de ellos logró superar el reto.

Toni Vázquez, que había disfrutado de la parte alta de la clasificación durante gran parte de la temporada, no pudo hacer valer su ventaja en la cita definitiva. Nunca estuvo cómodo en la mesa, y cuando tuvo la oportunidad de coincidir con rivales que podían engordar su stack las cosas no salieron como esperaba. Si tenía dobles flopeadas, su rival ligaba dobles mejores, si conseguía top pair siempre había un kicker mejor. Un infierno.

Aún así, se mantuvo con vida hasta los primeros compases del Día 2, pero tensión y el mal run lo mandaron rápido a ver la acción desde el rail. Eso no le hacía perder el título, pero lo acercaba al abismo, a expensas de los que hiciesen sus rivales. Para superarlo debían, como mínimo, entrar entre los 27 jugadores que tendrían acceso a los premios y a partir de ahí echar mano de la calculadora para conocer la posición que le garantizase la victoria.

El primero en quedarse sin opciones fue el navarro José Luís Urrutia, que se despedía lejos del dinero, lo que finiquitaba todas sus opciones. Por aquel entonces, Steve Enríquez, Lirong Hu Yu y David Moñino todavía seguían con vida, y eran los que más opciones tenían de lograr el triunfo. En la pelea también estaban Vicente Pérez o Ángel Luís Alonso, pero la probabilidad de quedar primeros y que el resto cayesen eliminados antes de ITM eran mínimas.

El torneo avanzó y con la salida de José María Aguilar como burbuja de premios la lucha por el título dio una vuelta de tuerca. Steve Enríquez, que había hecho la heroica tras llegar muy corto al Día 2, conseguía colocarse líder de la general provisional, así que ahora todos dependía de él.

El de Torrelavega se defendió como gato panza arriba y demostró haber sido un más que digno aspirante al título. De hecho, llegó hasta esta situación después de haber jugado solo tres paradas, la mitad de la temporada, y llegados a ese punto tenían en su mano salir campeón, aunque debía avanzar cuantos más puestos mejor para ponérselo lo más difícil posible a aquellos que seguían sus pasos. Steve habría sido un gran campeón de España, pero terminó quedándose a las puertas.

La carrera por alcanzar la primera posición pasó a manos de Lirong Hu Yu y David Moñino. El asiático debía ser 12.º o mejor para adelantar a Steve, y Moñino tendría que ser 6.º. El problema para este último, es que tras haber dominado el torneo durante los días anteriores, el bajón que sufrió redujo considerablemente sus opciones, sobre todo si tenemos en cuenta que ese retroceso coincidió con el ascenso del Lirong.

El runner-up de la etapa de Madrid confirmó su ascenso a los cielos con la eliminación de Lluís Subirós en 13.ª posición. Con Moñino bastante apretado, ese fue el mejor momento de Lirong que destapó el tarro de las esencias para hacer sus mejores jugadas del torneo, lo que dejaba al catalán a los pies de los caballos. Y así fue.

Solo unos minutos después de entrar en mesa final y de que Roberto Lanero dijese adiós en 9.ª posición, David Moñino no podía escapar de un cooler en el que sus jotas no fueron suficientes para superar a los ases de Martí Roca, que por aquel entonces peleaba por el liderato con el señor Vicente Gargallo.

Con Moñino, un jugador que había sumado sus primeros puntos en el CEP tras ser 3.º en la etapa de Barcelona, fuera del torneo, y con el título decidido, se paró el juego para que los jugadores disfrutasen de la cena y se preparase la entrega del reloj de Campeón de España a Lirong Hu Yu.

Lirong pasaba entonces a formar parte de la histórica lista de jugadores que han conseguido ser campeones de España de Poker en las 11 temporadas de este circuito, y recogía el testigo del tres veces campeón Jordi Martínez "Alekhine", que esta vez no pudo ceder el relevo, como hiciese cuando Cayetano García fue campeón, por tener que cumplir con compromisos personales. El jugador asiático es un más que digno campeón y ha demostrado una templanza brutal. Siguió el mismo camino que Steve tras ser segundo en Madrid, pero él fue capaz de poner la puntilla para hacerse con el título de 2016.

Con la única presión de saber quién era el jugador que se hacía con la victoria de etapa se reanudó el juego, y ahí Martí Roca no tuvo rival. Hay una frase que se pudo escuchar en la retransmisión en directo y que define perfectamente los que supuso la fase final del torneo. Martí Roca se levantaba de la silla y dirigiéndose a su rail comentaba: "no he tenido que hacer nada, todo ha salido rodado".

Roca, que no llegaba al último día con una stack demasiado boyante, puso la puntilla a los tres primeros eliminados del Día 3, y a partir de ahí no dejó títere con cabeza. Suyas fueran algunas eliminaciones más, incluidas las que se cobró en la mesa final, donde eliminó al David Moñino en octava posición, a Stephane Said séptimo, al propio Lirong en sexto lugar, a Ian Fraile quinto y a Antonio Serrano tercero, justo antes de que se pusiese punto y final gracias a un pacto entre el propio Martí Roca y Vicente Gargallo.

El acuerdo se cerraba entre Vicente Gargallo, que se llevaba 17.000€, mil más que lo que hubiese recibido siendo segundo, y Marti Roca que recibía 23.000€, tan solo mil menos de lo que habría ganado derrotando a su rival en el heads-up.

Con Martí Roca levantando el título de campeón y atendiendo a nuestros micrófonos, se ponía punto y final a una temporada del Campeonato de España de Poker que ha vuelta a ser todo un éxito y que ha venido a demostrar la buena salud de un circuito que hace no mucho estaba al borde de la desaparición.

Como siempre, la mayoría de los elogios han sido para la estructura del torneo y para el ambiente familiar y sosegado que se vive en cada parada. Esas volverán a ser las claves de este circuito cuando comience la próxima temporada del CEP, que llegará a Barcelona en los primeros días del mes de marzo de 2017.

Más historias

¿Qué opinas?