WSOP 2018

Dietrich Fast consigue la victoria en el ACOP Super High Roller de PokerStars

Dietrich Fast
Sharelines
  • Dietrich Fast consigue la victoria en el ACOP Super High Roller de PokerStars

Dietrich Fast se ha convertido en el último alemán en triunfar en una gran mesa final tras superar a 79 jugadores en el PokerStars Asia Championship of Poker HK$800,000 Super High Roller, en el que ganó HK$16.690.000 — unos 2,1 millones de dólares.

Su victoria llega tras haber conseguido un 5.º puesto en el Main Event de las Triton Super High Roller Series Macau HK$1M, por el que se llevó HK$4.607.000. Ese resultado se convertía de un plumazo en su mejor caja, superando su victoria del año pasado en el WPT L.A. Poker Classic, en el que ganó 1 millón de dólares.

"Es bueno conseguir resultados y esto es un logro", comentó a los periodistas. "Pero eso no me impedirá trabajar aún más en el futuro".

Resultados de la mesa final oficial

PosiciónJugadorPaisPremio
1Dietrich FastGermanyHK$16,690,000
2Steve O'DwyerIrelandHK$11,865,000
3Timothy AdamsCanadaHK$7,768,960
4Daniel DvoressCanadaHK$5,978,000
5Felix BleikerSwitzerlandHK$4,734,000
6Bryn KenneyUSAHK$3,702,000
7Jason KoonUSAHK$2,913,000
8Shan HuangChinaHK$2,276,000
9Paul NeweyUKHK$1,730,000

El torneo repartió 11 premios y fueron Christian Christner y JC Alvarado los que se quedaron a las puertas de la mesa final, aunque tras haber pasado por caja.

De acuerdo con la información del seguimiento, Fast entró en la mesa final con una de los mejores stacks, algo menos de 50 ciegas, aunque estaba por detrás de Timothy Adams, que por aquel entonces era líder por delante de Bryn Kenney.

Paul Newey estaba bastante más abajo. Llegó a la mesa final con solo 6 ciegas y 10 minutos después de comenzar las empujó al centro con {k-Clubs}{q-Spades} para ver como Kenney le pagaba con {a-Spades}{9-Hearts}. Shan Huang, que tan solo tenía 10 ciegas, le siguió poco después cuando su rey-alto no ganaba al as-alto de Kenney tras un all in preflop.

La primera víctima de Fast fue Jason Koon, que empujaba sus diez ciegas tras el open-raise del alemán, que terminaba pagando con {q-Spades}{j-Hearts}. Fast necesitaba ligar porque Koon tenía {5-Diamonds}{5-Clubs}, y una jota apareció en el flop para pornerle por delante y terminar dándole el bote.

El buen momento de Fast se cortó cuando Kenney superó con jotas a sus reyes tras un all in preflop, pero pudo tomarse la revancha. Tras limpear con {k-Spades}{10-Spades} en el botón con ciegas 1.200.000/2.400.000/300.000, Fast pagaba la resubida de Kenney a 11,2 millones desde la ciega pequeña. Los dos jugadores pasaban en el flop y Kenney apostaba 11,7 millones en el turn antes de moverse all in en el river de un board que mostraba {10-Diamonds}{j-Hearts}{7-Clubs}{10-Hearts}{5-Diamonds}. Fast pagaba por sus 47,2 millones y obligaba a Kenney a muckear sus {q-Clubs}{q-Hearts}.

Kenney se quedaba con solo 9 ciegas y terminaba busteando cuando se movía all in con {a-Diamonds}{k-Hearts} contra los nueves de Adams.

Después de la salida de Kenney, Steve O'Dwyer ganó una de las manos más sangrantes de la mesa final a Felix Bleiker. O'Dwyer se terminaba all in con {a-Clubs}{q-Clubs} contra {a-Hearts}{a-Spades} en una guerra de ciegas por 97 millones de puntos. El flop no trajo tréboles, pero si un proyecto de escalera interna, {10-Hearts}{k-Spades}{7-Hearts}. El turn fue una blanca, pero el river descubrió una {j-Diamonds} que daba escalera a O'Dwyer y dejaba a Bleiker con un stack muy corto que perdería inmediatamente después.

Fue entonces el turno de Daniel Dvoress, que comprometía sus últimas 20 ciegas con {k-Spades}{j-Clubs} y recibía el call de Adams con {a-Clubs}{10-Spades}. Sus cartas estaban vivas, pero el board dicto sentencia descubriendo {a-Diamonds}{9-Clubs}{k-Hearts}{8-Clubs}{9-Hearts}.

Adams era el líder cuando comenzó el three-handed, pero pronto perdió esa ventaja con Fast en un bote que comenzaba cuando Adams subía a 8 millones con ciegas 1.500.000/3.000.000/500.000. Fast defendía la ciega y jugaba al check-call ante una apuesta de 15 millones en un flop {9-Hearts}{j-Clubs}{3-Clubs}. Lo mismo hacía con la {j-Hearts} del turn, aunque en esta ocasión la apuesta de Adams era de 42 millones. El river fue un {10-Diamonds} y ahí todas las fichas se fueron al centro. Adams mostraba {k-Diamonds}{j-Spades} para trió, pero Fast tenía escalera con {k-Spades}{q-Diamonds}.

O'Dwyer también sufrió a Fast, concretamente en una mano en la que el alemán flopeaba trío contra la pareja de O'Dwyer, y se quedó con solo unas ciegas. Sin embargo, logró triplicarse y doblarse, lo que le dio algunas opciones de remontada.

Fast se encargó también de Adams después de shovear en la ciega pequeña con {q-Diamonds}{9-Spades}. Adams le pagaba con ochos desde la ciega grande y veía como el board le respetaba hasta el river, en el que aparecía un nueve que lo mandaba a la lona en tercera posición.

Con una desventaja de 5 a 1 en fichas, O'Dwyer comenzó el heads-up reduciendo la distancia en una mano en la que Fast se movía all in en el river de un board de un board {3-Diamonds}{2-Hearts}{k-Clubs}{q-Hearts}{10-Diamonds} en el que su {5-Hearts}{4-Hearts} no había conseguido completar sus proyectos. O'Dwyer le pagaba con {q-Clubs}{7-Clubs} y recuperaba parte de sus opciones de victoria. Sin embargo, poco después, Fast le devolvía al infierno cuando le hacía dobles mayores con {a-Diamonds}{8-Clubs} contra {9-Spades}{3-Diamonds} en un board {9-Diamonds}{a-Spades}{8-Hearts}{3-Clubs}{j-Clubs}.

O'Dwyer se movía all in en el river y Fast pagaba, lo que suponía el final del torneo y la victoria de Fast que, como ya hemos dicho, lograba el mejor resultado de su carrera como jugadores.

Foto cortesía de PokerStars

¿Qué opinas?

Más historias

Otras historias