El rincón de Sexton: Archie Karas, Parte 6 – Jugando a los dados

El rincón de Sexton: Archie Karas, Parte 6 – Jugando a los dados 0001

La mística y la intriga que siempre rodearán la legendaria historia de Archie Karas incluye aquellos límites por las nubes por los que Karas jugaba a los dados en el Binion's Horseshoe. Aquellos eran los límites más altos del mundo por aquel entonces y probablemente los más fuertes de todos los tiempos. Ningún casino en la actualidad ha hecho gala del coraje y el espíritu que mostraron Jack y Ted Binion en el periodo en que llevaron el Binion's Horseshoe de 1992 a 1995.

La historia que ocurrió entre bastidores es uno de los dramas más fascinantes de la historia de Las Vegas, que provocó que la familia Binion organizara varias reuniones para encontrar una manera de manejar a este gigante entre gigantes del mundo del juego, el cual estuvo jugando en esos límites durante unos dos años aproximadamente. ¡Archie estuvo más cerca que ninguna otra persona en el planeta de ganarles el casino entero!

Benny Binion falleció el día de navidad de 1989 y sus dos hijos, Jack y Ted, tomaron las riendas del hotel-casino durante aquel periodo de tiempo. Jack era presidente del Binion's Horseshoe desde 1963, con 26 años. Como mayor accionista, siempre tenía la decisión final en cualquier asunto. Poco después de lo de Archie Karas Ted abandonó el mundo del juego, primero por varios problemas con la Comisión del juego de Nevada y más tarde, desafortunadamente, por su muerte en 1998. Eso dejó a Jack Binion al cargo hasta 1998, cuando tras una larga batalla legal con su hermana Becky decidió irse a Tunica, Mississippi para abrir su propio Binion's Horseshoe. Entonces, Becky Binion tomó el mando del Binion's.

¿Cuánto tardará Jack Binion en olvidarse de Archie Karas? Una buena respuesta quizás sea nunca, a pesar de que Jack tuvo mucho éxito en los negocios con la apertura y posterior venta de su propio Horseshoe de Tunica y otras operaciones con Harrah's valoradas en más de dos mil millones de dólares.

De todos modos Jack era lo suficientemente inteligente como para saber que terminaría como ganador, tanto si Archie retiraba todo el dinero como si lo perdía todo. Durante aquel periodo el Binion's Horseshoe continuó con la filosofía del patriarca Benny de disponer de los límites más altos del mundo para que Archie pudiera jugar todos los días durante dos años. La conexión entre Jack Binion y Archie Karas está entrelazada en la historia de Las Vegas, ya que sin la disposición de Jack para permitir que se subieran los límites la historia de Archie hubiera quedado incompleta. Ambos tomaron grandes riesgos. Archie comenta que: "Jack era importante antes de que yo llegara, pero tengo la sensación de que su reputación creció mucho tras nuestra batalla de límites. Jack se ha ganado todo mi respeto, ¡pero creo que mi historia tuvo mucho que ver en sus futuros éxitos financieros!"

Una cosa esta clara, cuando la hermana de Jack se puso al frente del Binion's Horseshoe de 1999 a 2003 bajó todos aquellos límites y no continuó con la filosofía del Horseshoe de ofrecer los límites más altos del mundo. Vendió el famoso anuncio de 1.000.000$ en billetes de 10.000$ que se encontraba en la entrada del casino como símbolo de que el casino ofrecía los límites más altos del mundo. Unos años más tarde Becky se vio obligada a vender el hotel por 50.000.000$ para poder pagar todas sus deudas. No deja de ser irónico que esa cantidad sea la misma que Archie acumuló durante su famosa racha.

Pero retrocedamos en el tiempo hasta 1993 y dejemos que Archie nos cuente su versión:

Tom: Archie, ¿Al principio cuáles eran los límites en el Horseshoe para jugar a los dados y cuál era la diferencia con otros casinos de la ciudad en 1993?

Archie: Al principio el Horseshoe ya tenía los límites más altos en las mesas de dados. Te permitían apostar hasta 20.000$ por tirada. Eso significaba que podía apostar 20.000$ a todos los números excepto al 6 y al 8. También se me permitía comprar el 4 y el 10. En aquellos tiempos algunos casinos de Las Vegas dejaban que apostaras hasta 5.000$. Ya entonces el Binion's Horseshoe tenía unos límites cuatro veces más grandes que sus competidores.

Tom: Archie, ¿Cómo pasaste del límite de 20.000$ a 40.000$ en adelante?

Archie: Le comenté a Ted: "Me gustaría jugar a los dados pero los límites son demasiado pequeños. Concededme límites más altos y empezaré a jugar a los dados con vosotros". Él respondió: "¿Qué límites quieres?" y yo le dije: "Al menos 40.000$/80.000$". Ted contestó: "Hablaré con mi hermano y ya te diré algo".

Entonces aceptaron que apostara hasta 40.000$ en la línea de pase y venida y que podía comprar el 4 y el 10 por 40.000$. Aquella misma noche gané 1.700.000$ jugando en esos límites, lo que sumado a los 2.200.000$ que le había ganado a Chip jugando a póquer significaba que tenía un bankroll de 11.000.000$. En aquel momento le dije: "bueno, ahora tengo mucho dinero, así que necesito un límite un poco más alto". Ted me preguntó que cuanto quería y le respondí que me gustaría poder apostar 100.000$. "De acuerdo" me dijo, "Déjame que lo hable con mi hermano". Jack vino y me dijo: "De acuerdo, puedes apostar 10.000$ para ganar 100.000$ o 100.000$ para doblarte". Así que jugué mucho en esos límites y gané algunos millones más. En aquel momento no compraba números, así que les pedí si podía comprar el 4 y el 10 por 200.000$ pero no me lo permitieron, así que dejé de jugar por una temporada.

Dos meses más tarde estaba yo comiendo en la churrasquería y un encargado del casino llamado Rick vino a decirme: "Te he conseguido los límites que querías". Le pregunté: ¿De que límites estamos hablando? Me dijo que podría comprar el 4 o el 10 por 200.000$ aunque fueran el punto. Bajé enseguida para jugar y en menos de cinco minutos puse el punto en el 4. Compré el 4 por 200.000$ y en la primera tirada saque otro 4. Cuando me dieron los 920.000$ de premio por esa tirada Jack bajo corriendo por las escaleras y dijo: "Nada de comprar números por 200.000$. Archie sólo puede comprarlos por 100.000$" Yo seguía pidiendo que subieran los límites cada vez más y esto terminó con mi reunión con Jack Binion en la churrasquería.

Tom: ¿Qué sucedió en el encuentro que tuviste con Jack en la churrasquería?

Archie: Jack me dijo: "¿Qué tengo que hacer para que sigas jugando? Y le contesté: "Mira Jack, necesito jugar fuerte. No quiero ir perdiendo mi dinero gota a gota. Quiero ser capaz de apostar 300.000$ por tirada". Jack contestó: "De acuerdo Archie, pero si apuestas tan fuerte tendrá que ser en la línea de pase y la de venida. Y podrás comprar el 4 y el 10 por 100.000$". A pesar de que le pedí a Jack que me dejara apostar a 500.000$ la tirada él siempre me decía: "Archie hago todo lo que puedo". Aquel encuentro fue la última vez en que Jack estuvo de acuerdo en dejarme subir los límites y era con lo que me tenía que conformar.

Tom: Mi hermano, Mike Sexton, me dijo que en 1993 te vio perder un millón de dólares en la mesa de dados en cinco minutos. Estaba sorprendido de lo despreocupado e indiferente que parecías, ya que simplemente te encogiste de hombros y te marchaste de allí en silencio. ¡Un día más en la oficina! ¿Cuál es la mayor cantidad que has ganado en una noche? ¿Y te acuerdas de tus peores perdidas?

Archie: ¿Tú que crees? He perdido más de 7.000.000$ en una noche en tres ocasiones, ¡7.500.000$, 8.500.000$ y 11.000.000$! Lo máximo que he ganado en una sola sesión es 12.000.000$ pero aquella noche ya perdía 4.000.000$ así que la ganancia neta fueron 8.000.000$ por una tarde. Tuve varios altibajos en esos dos años, ¡y en las mesas de dados gané 5.000.000$ en varias ocasiones!

Tom: ¿Qué te pasó por la cabeza la noche que perdiste 11.000.000$?

Archie: La noche anterior tuve una pesadilla con mi ex-mujer y no debería haber salido de casa. Además, cuando me dirigía al Binion me pusieron una multa por exceso de velocidad. Ese era el segundo aviso para tomarse el día libre y no ir a jugar. Cuando llegué al casino perdí 2.000.000$ muy rápido, como en media hora. No llevaba las llaves de las otras cajas fuertes encima, pero no me apetecía conducir hasta ningún banco para conseguir más dinero. Así que les dije: "Adelante, perforad mis otras cajas fuertes. No me importa, ¡porque quiero jugar!" Binion estaba muy feliz de cumplir mi petición e incluso cargaron los gastos del cerrajero al casino. Tenía 9.000.000$ más en las otras cajas y terminé perdiéndolo todo aquella noche…¡11.000.000$! Ahora me doy cuenta de que debería haber desistido tras perder los primeros dos millones y volver otro día. No culpo al Binion's Horseshoe por el trabajo de perforación. Sólo puedo culparme a mí mismo por mi error.

No te pierdas la séptima parte de la historia, en la que hablaremos de un error de 30.000.000$ que ocurrió en un periodo de tres semanas durante su increíble racha de dos años y medio. Le pregunté sobre el final de aquel periodo en que ganó 40.000.000$ para perderlos a continuación, si recordaba que hizo con su último millón de dólares. Su respuesta me dejó boquiabierto, y probablemente te dejé a ti también así cuando lo leas en el artículo de la próxima semana.

Más historias

¿Qué opinas?