¿Están llegando demasiado lejos las partidas de High-Stakes? Parte 1

high stakes poker

Con la reciente explosión de la acción en las partidas más grandes de high-stakes (niveles altos) de poker online, que llegan a mover los bankrolls en cifras de millones de dólares, la pregunta que surge es la siguiente: ¿cuán alto es "muy alto"?

Es evidente que sólo un grupo de jugadores que se pueden contar con dos manos son capaces de sentarse en estas partidas, por lo que nos podemos llegar a preguntar si este tipo de "nosebleed action" (literalmente, "acción tan alta que hace sangrar la nariz"... una expresión muy inglesa... aunque yo -DOORMANGORE- siempre he pensado que es herencia de la cultura "manga" japonesa) y la atención que suscitan son buenas o malas para el poker.

En esta primera parte, vamos a ver qué es lo positivo de estos cuasi-absurdos movimientos de bancas enormes. Más adelante, veremos qué tienen de negativo, en una segunda parte.

La acción online de high-stakes atrae público a las butacas

Los "big games" atraen a los railbirds y también generan atención al juego del poker en general, que es algo bueno para el poker en la medida en que en medios como la televisión no está aún generalizada su transmisión. La gente busca este tipo de historias y le encanta ver cómo se mueven cantidades de dinero enormes en partidas con las que sueñan jugar algún día. La sensación de "locura" a la hora de mover millones de dólares de un lado a otro del tapete es atractiva para el jugador aficionado y el público en general.

El jugador medio de poker no juega estas cantidades ni apuesta en estos niveles, por lo que ver este tipo de partidas les acerca a la acción con el nivel más alto de adrenalina. Cuanta más gente hable sobre estas partidas de high-stakes, mejor para nuestro deporte, el poker, porque necesita publicidad y visibilidad para seguir conquistando las preferencias de los jugadores y atraerlos al juego.

Este tipo de jugadores debería poder "gamblear" en los niveles en los que quieran

Muchos de los jugadores que juegan partidas de cash de high-stakes online son "gamblers" selectivos: si la acción no ofrece lo que buscan, simplemente, no juegan.

Para convencer a alguien como Phil Ivey para que se siente en un tapete (aunque sea online) y para que emplee su tiempo en el juego, la acción le tiene que valer la pena. Hay que tener en cuenta que este hombre es el mismo que en diez minutos decide coger un avión privado para jugar una partida de dados en la que puede poner en juego millones de dólares. Los jugadores como Ivey sólo juegan en partidas en las que la ganancia o la pérdida les haga sentir cómodos.

Afortunadamente, Full Tilt ofrece a los jugadores niveles de juego que le dan sentido a que se sienten delante del ordenador profesionales como éstos. Si Full Tilt Poker no ofreciese estos niveles, no veríamos este tipo de acción, excepto cuando los participantes se viesen forzados a jugar en torneos a los que les obligan sus contratos de patrocinio.

Lo que subyace tras todo esto es que este tipo de jugadores viven para jugar este tipo de "nosebleed poker", y sólo ellos asumen los beneficios y los riesgos de estar envueltos en semejante nivel de acción. No hay nada de malo en que sean libres para decidir en qué emplean su dinero, y así todos disfrutamos de sus batallas online.

Los jugadores de high-stakes compensan el riesgo al jugar partidas con formatos en los que tienen ventaja con su juego

Excepto algunos casos poco frecuentes, como el de Guy Laliberte, que suele perder, la mayoría de jugadores online de high-stakes son extremadamente buenos en lo que hacen. Por eso lo hacen. Han aprendido a reconocer las debilidades de sus rivales y a capitalizarlas. Saben que podrían rebajar la acción y ponerse a jugar en niveles más suaves, pero escogen no hacerlo por una especie de "mantra" que dicta que tienes que jugar con los mejores para ser el mejor.

La mayoría de la acción entre este tipo de jugadores se dispersa en diversos formatos en los que se sienten cómodos, por lo que no juegan niveles altos porque sí, o sólo por el dinero que hay en juego.

Por ejemplo, el "durrrr Challenge" fue propuesto por Tom Dwan porque cree que tiene una seria ventaja sobre otros jugadores si jueguen bajo las condiciones que él ha creado. Sabe, conscientemente, escoger parámetros para su juego en los que entiende que sólo él y unos cuantos más pueden asumir. Por eso Dwan y otros como él juegan este tipo de partidas. Son los mejores en lo suyo.

Asegúrate de seguirnos para ver la segunda parte de este debate en los días venideros. Puedes empezar tu escalada hacia los high-stakes abriendo tu cuenta de Full Tilt Poker a través de los links de PokerNews. Recuerda que una cuenta abierta a través de PokerNews te asegura el acceso a todas nuestras futuras promociones en la sala, torneos, y bonus.

Un momento: ¿aún no te has unido a nosotros en nuestro grupo de PokerNews España Facebook?

Más historias

¿Qué opinas?