El juez deniega las alegaciones de desestimación en el caso criminal del Black Friday

Black Friday

Solo un día después de que Chad Elie y John Campos presentaran unos argumentos basados en las posibles implicaciones que podría tener la Wire Act en su caso, el juez Lewis Kaplan denegó sus peticiones de desestimar todos los cargos.

En primer lugar Chad Elie, uno de los procesadores de pagos presuntamente vinculado a las transacciones para las empresas de poker. En segundo lugar, John Campos, banquero de Utah acusado de aceptar dinero para realizar transacciones de poker en los EE. UU. Ambos se enfrentan a numerosos cargos basados en la violación de la UIGEA, IGBA, participación en el blanqueo de capital, y en el caso de Elie, fraude bancario y fraude electrónico.

En primer lugar, el juez Lewis Kaplan señaló un principio aceptado que no hay un sumario en materia penal. El juez se refirió al caso de DeLaurentis, 230 F. 3d 659, 660-61 (Circa 200), Kaplan cita:

“Si no hay registro establecido, o que las cuestiones de inmunidad están implicadas, la petición previa al juicio no puede desestimar el cargo, ya que no son suficientes pruebas para el gobierno. La Federal Rule of Criminal Procedure autoriza la desestimación de una acusación si sus alegaciones no son suficientes para cargar un delito, pero esto no se basa en la insuficiencia de las pruebas para demostrar los cargos de los acusados”.

Además añade que con respecto a los cargos pendientes de la UIGEA, ambos acusados han argumentado que deberían ser exentos por ley, ya que actuaron solo como procesadores de las transacciones financieras para las empresas de poker. La acusación oficiales indican que ambos fueron acusados como “gente implicada en trabajos de las apuestas”. Hasta fecha de hoy no se ha demostrado que las transacciones financieras fue toda su participación, aún no se ha podido probar, ya que el gobierno no ha ofrecido toda su evidencia, por lo que sería una decisión reservada para el juicio.

En cuanto a los cargos de la IGBA, los demandados son acusados de “operar un negocio de juegos ilegales”. Mientras que aún se preguntan si el poker online en realidad es gamblear. Por otro lado, la sede de las salas de poker online han decido emigrar fuera de los territorios de los EE. UU., pero el gobierno aún puede demostrar que la conducta realizada, tanto las salas como los implicados, violaron la ley del estado de Nueva York, así como indica en los cargos oficiales.

Debido a que la IGBA se basa en los cargos de gambling y la defensa siempre ha sostenido que el poker no entra en la definición. El tribunal argumenta que "si el poker online es considerado gambling como parte de la ley" el argumento de la defensa sería nulo. Por estas razones y porque todas las pruebas aún no han salido a la luz, el juez desestimó la acusación.

El juicio está previsto para el 9 de abril de 2012.

Más historias

¿Qué opinas?