Adrián Mateos lo vuelve a hacer: Gana el Evento #15 y se lleva su tercer brazalete de las WSOP

  • Adrián DelgadoAdrián Delgado
Adrián Mateos lo vuelve a hacer: Gana el Evento #15 y se lleva su tercer brazalete de las... 0001
Sharelines
  • Adrián Mateos lo vuelve a hacer: Gana el Evento #15 y se lleva su tercer brazalete de las WSOP

Después de cinco rondas de enfrentamientos, solo cuatro jugadores de los 129 que habían comenzado el torneo conseguían llegar a la jornada final del Evento #15: $10,000 Heads Up No-Limit Hold'em Championship. Entre ellos estaba el español Adrián Mateos Díaz que, con tan solo 22 años a sus espaldas y en su segunda visita a Sin City, buscaba su tercera victoria en un evento de las WSOP . Todos los supervivientes tenían garantizados 112.379$, pero ninguno había perdido de vista los 336.656$ que recibiría el campeón, además del preciado brazalete de oro.

Junto al español seguían con vida el veterano de Vietnam y runner-up de este torneo en 2016 John Smith, el ex campeón del Main Event de las WSOP Ryan Riess y Charlie Carrel, uno de los jugadores más en forma del panorama actual de torneos online y en vivo, en los que ha logrado más de 5 millones de dólares en ganancias.

Para llegar hasta la ronda de semifinales, todos tuvieron que superar a un buen número de jugadores de primer nivel y estrellas del naipe. Así fue el devenir del torneo de cada uno de ellos:

RoundJohn SmithRyan RiessAdrian MateosCharlie Carrel
Primera rondaOsman IhlamurGoran MandicDaniel NegreanuTimothy Adams
Segunda rondaDietrich FastDimitar DanchevIan O'HaraStephen Chidwick
Tercera rondaChance KornuthKane KalasEric WassersonJason McConnon
Cuarta rondaRussell ThomasDan SmithTaylor PaurChris Moore
Quinta rondaJack DuongOlivier BusquetRyan HughesRyan Fee

La última jornada comenzaba sobre las 4 de la tarde en las Vegas, en torno a la 1 de la madrugada hora española, con el enfrentamiento entre el veterano de guerra John Smith y el también americano Ryan Riess. A priori la ventaja parecía ser para este último, pero Smith, un jugador de 70 años que llegaba hasta semifinales tras haber sido el runner-up el año pasado (y 11.º en 2014), demostró que eso de que "la experiencia es un grado" no es ningún cuento chino.

Ambos intercambiaron el liderato durante los compases iniciales, pero en cuanto Smith logró una ventaja sustancial ya no la dejó escapar. Esa diferencia entre ambos la marcó un flip en el que el veterano jugador pudo quedar fuera del torneo, pero en el que, afortunadamente para él, su rival no encontró la ayuda del board.

Todo comenzaba con una subida de Riess a 150.000 puntos. John Smith le hacía una three-bet a 450.000 y Riess no tardaba en hacer una four-bet all in que Smith pagaba al momento.

Smith: {J-Diamonds}{J-Clubs}
Riess: {A-Diamonds}{K-Diamonds}

El board ayudaba a Smith {7-Hearts}{7-Clubs}{8-Clubs}{8-Diamonds}{9-Spades}, que recogía un bote que le otorgaba la posibilidad de disputar el heads-up final. Solo unos minutos después de eso, el veterano de guerra confirmaba su segunda presencia consecutiva en el HU definitivo de este torneo.

En la última mano entre los dos americanos, John Smith subía a 160.000 y Ryan Riess se movía all in por algo más de 1,2 millones de puntos. Smith pagaba.

Smith: {K-Spades}{Q-Clubs}
Riess: {9-Spades}{9-Diamonds}

La comunes volvían a dictar sentencia y lo hacían otorgando a Smith una top pair en el flop que sería el principio del fin para Riess, {A-Diamonds}{7-Spades}{3-Hearts}. El resto de calles no trajeron sorpresa, {8-Diamonds}{4-Diamonds}, y el jugador de 70 años pasaba directamente a la final, en la que se enfrentaría al ganador del duelo Adrián Mateos vs Charlie Carrel.

Sabedores de que tenían una oportunidad de hacer historia en sus respectivos países, Mateos y Carrel saltaron a la acción bajo atenta mirada de las cámaras de televisión.

Carrel no tardó en tomar la delantera ganando una serie de botes que lo llegaron a colocar con una ventaja de 2 a 1 respecto al jugador madrileño (2,160 millones a 1,040 millones en la mano 27). Sin embargo, Adrián, que venía de hacer una remontada espectacular para ganar su último heads-up, sabía perfectamente como darle la vuelta a la tortilla.

La fórmula de la remontada fue tan rápida como compleja y comenzó con un call con rey-alto en el river. Carrel había abierto la mano a 50.000 puntos en el botón y Adrián Mateos había pagado desde la ciega grande.

Ambos se daban check en un flop {A-Spades}{9-Spades}{3-Clubs} y el turn traía un {4-Clubs}. Carrel apostaba 100.000 puntos y Adrián pagaba antes de que una {J-Hearts} apareciese en el river. Adrián volvía a pasar, pero lo hacía para pagar la apuesta de 200.000 de su rival.

Carrel mostraba {7-Diamonds}{6-Spades} y Adrián se llevaba la mano con {K-Hearts}{8-Spades} para ¡rey alto!

Poco después, Adrián daba un golpe de mano a esta semifinal ganando un bote muy importante. Después de que el propio Adrián abriese a 50.000 puntos desde el botón y de que Charlie Carrel le hiciese una three-bet a 175.000, el español pagaba y ambos iban a ver la comunitarias.

El flop traí {9-Clubs}{8-Spades}{4-Diamonds} y Carrel hacía continuación a 150.000 puntos. Adrián pagaba y el turn traía un {2-Clubs}. Carrel apostaba 300.000 puntos. Adrián volvía a pagar y el river descubría una {Q-Spades}. Ahí, Carrel se movía all in por 648.000 puntos efectivos y el madrileño se ponía a pensar durante unos cuatro minutos. Tras ese impás, Adrián pagaba para poner en riesgo su torneo.

Carrel mostraba {7-Diamonds}{3-Diamonds}, pero el {J-Hearts}{8-Hearts} de Adrián iba por delante y le permitía hacerse con una ventaja que resultaría crucial. Poco después, todo llegaba a su fin y el español conseguía su pase a la final. La mano terminaría all in preflop después del open-raise de Carrel a 45.000 y la three-bet de Adrián a 160.000 puntos.

Carrel: {A-Spades}{10-Clubs}
Mateos: {A-Hearts}{K-Spades}

El board traía {6-Diamonds}{6-Clubs}{2-Spades}{Q-Clubs}{4-Clubs} y eso confirmaba la eliminación de Carrel con un premio de 112.379$, mientras Adrián se preparaba para el último cara cara. Allí estaban la mayoría de los españoles que estos días se dejan ver por los torneos de las WSOP, básicamente, porque esta era una nueva cita con la historia del póker español y nadie se la quería perder.

El heads-up final comenzó con fuegos artificiales y ahí el español sacó ventaja a su rival. Concretamente una ventaja de 1,2 millones tras las 5 primeras manos. La dinámica parecia clara. Adrián llevaban la iniciativa y su rival se limitaba a limpear y a pagar three-bets con el objetivo de ver la mayor cantidad posible de boards.

Los botes que se llevaba el español era mucho más grandes que los que conseguía el americano y eso hizo que llegada la mano 25 Adrián tuviese una ventaja de 4,5 millones a 1,9. Parecía cuestión de tiempo, pero Smith aún vendió cara su derrota recuperando fichas en una mano en la que ligaba trío contra top pair.

Smith (con {A-Clubs}{9-Clubs}) abría a 75.000 y Mateos (con {Q-Diamonds}{8-Diamonds}) pagaba. El flop era {9-Hearts}{4-Hearts}{2-Diamonds} y los dos se daban check antes de que el turn trajese un {9-Diamonds}. Adrián apostaba 100.000 puntos y Smith pagaba para ver como una {Q-Spades} completaba el board en el river. Adrián apostaba 275.000 y Smith hacía un poco de teatro antes de anunciar una resubida a 775.000.

Con Adrián maquinando su decisión, el americano se giraba hacia el rail y decía: "Está todo el mundo muy callado". Tenía ganas de fiesta y eso demostró cuando Adrián hacía call y el veterano de guerra descubría su {A-Clubs}{9-Clubs}. Esa fue una de las pocas veces que Smith tuvo algo que celebrar en este heads-up.

Poco después, Adrián le devolvía el golpe ligando reyes, pero el americano volvía a defenderse como gato panza arriba para colocarse por delante. Esa pudo ser una de las fases de más sufrimiento de Adrián en este cara a cara, que vio como Smith ligaba un trío de cincos y ganaba unas cuantas manos más para alargar la situación. Sin embargo, el español tenía todo bajo control. No perdió la paciencia y en apenas un par de botes, en torno a la mano 59, volvió a colcarse en posición de finiquitar este enfrentamiento. Y así fue.

En la mano #73 del heads-up final, Smith limpeaba y Adrián subía a 300.000 puntos. Smith pagaba. El flop traía {A-Spades}{9-Spades}{3-Hearts} y Adrián hacía una apuesta de continuación a 200.000 puntos. Smith se movía all in por lo que parecían unos 1,3 millones de puntos y el español terminaba pagando.

John Smith: {Q-Hearts}{8-Diamonds}
Adrián Mateos: {5-Spades}{2-Spades}

El rail de ambos su jugadores se puso en pie. "Oh Diós mío, va por delante", decían algunos de los seguidores de Smith, que comenzaron a pedir una dama. El rail español, entre los que estaban algunos de los mejores jugadores españoles del momento, comenzó entonces a pedir una pica y el Dios del póker quiso que los deseos de ambos se viesen cumplidos. La cuarta calle era una {Q-Spades}, pero eso dejaba drawing dead al americano y convertía en campeón al español antes de que un {K-Clubs} sin importancia apareciese en el river.

Smith se despedía en segunda posición con un premio de 208.154$ y Adrián Mateos se convertía en campeón de este evento #15 por un premio de 336.656$.

El español conseguía su tercer brazalete de campeón de un evento de las World Series of Poker, volvía a hacer historia para el póker nacional y hacía saltar a través de la redes a todos los aficionados españoles a este juego. Poco más se puede decir sobre un jugador que, con tan solo 22 años, ha logrado superar barreras que hace muy poco eran imposibles de imaginar entre los jugadores de nuestros país. Simplemente ¡espectacular!

Más historias

Jugadores relacionados

¿Qué opinas?