888poker
New poker experience at 888poker

Join now to get $88 FREE (no deposit needed)

Join now
PokerStars
Double your first deposit up to $400

New players can use bonus code 'STARS400'

Join now
partypoker
partypoker Cashback

Get up to 40% back every week!

Join now
Unibet
€200 progressive bonus

+ a FREE Unibet Open Qualifier ticket

Join now

Bob Hooks: la vieja leyenda del póker de Texas (II)

Bob Hooks

Lee la primera parte: Bob Hooks, la vieja leyenda del póker en Texas (I)

De las praderas de Texas al desierto de Nevada

La leyenda dice que el miembro del Poker Hall of Fame Felton “Corky” McCorquodale introdujo el Texas hold’em en Sin City cuando empezó una partida de 10$/20$ limit hold’em en el Golden Nugget, pero antes de que lo hiciera, él y Hooks se habían convertido en amigos rápidamente.

“Si me preguntas sobre el mejor jugador, responderé que es Corky. El maldito Tío Corky” comenta Hooks sobre McCorquodale.

Desafortunadamente su amistad con McCorquodale no le sentó bien a Moss. Hooks nos habla sobre ello:

“Te voy a contar algo que nadie más sabe. No se preocupaban el uno por el otro. ¿Sabes lo que Moss y los demás le solían hacer? Cuando Corky estaba en bancarrota ellos le prestaban dinero. Le daban 5.000$ y él iba a jugar la partida del hotel y normalmente la ganaba. Ganaba 6.000$ así que les daba 3.000$ y se quedaba con otros 3.000$. Después de dos o tres meses, tendría un bankroll de 40.000$-50.000$. No le hacian trampas, ¿pero sabes que le hacían? Le compraban "Old Forester". Conozco el tipo de whisky que bebía y ellos le compraban una botella de ese mismo whisky. Johnny le emborrachaba y le ganaban todo el dinero. Eso no hace a Johnny el malo de la película, pero Corky quedaba tan indefenso que no era para nada gracioso. Corky, quiero mucho a ese hombre. Siempre me decía, ,‘Hooks, haz que tu palabra sea tu garantía.’ Nunca se ha dicho nada más cierto.”

Durante esa época llegaron noticias a Texas de que las partidas en Las Vegas eran demasiado buenas como para perdérselas. Hook quería ir, pero no pudo convencer a Moss de que fuera con él.

Johnny Moss (I) y Bob Hooks (D)
Johnny Moss (I) y Bob Hooks (D)

“No vamos ir allí. No hay nada que merezca la pena,” dijo Moss rotundamente. Hooks se mantuvo a la espera durante un mes haciendo caso a Moss, pero la atracción era demasiado fuerte. Hooks finalmente fue sin su mentor. Resultó que Moss no era bienvenido en Las Vegas. Aparentemente había pedido dinero prestado al cantante Tony Bennett y nunca le había devuelto su dinero. Bennett tenía conexiones con mala gente así que el no haberle pagado no provocó que le pusieran una alfombra roja precisamente.

¿Pero cómo consiguió Moss ir más tarde a las Vegas y establecerse en el panteón del póker? De acuerdo a Hooks, todo eso fue gracias a solamente un hombre — Benny Binion.

“No querías meterte con esa chusma a no ser que fueras Benny Binion. De todas formas Benny les había prestado 2.000.000$ una vez y nunca había tenido ningún problema con ellos después de eso. Así que Moss tenía a Benny Binion para suavizar las cosas. La historia de todo esto es que una tarde vinieron dos "guardias de seguridad" del Dunes. Jack Binion dijo que venían a por dinero. Los mafiosos del Dunes estaban sin dinero. Tenían a mucha gente que había venido de Nueva York y los jugadores habían estado en racha durante dos horas ganando todo el dinero del Dunes. Tenían dinero en el banco pero este estaba cerrado así que llamaron a Benny para ver si tenía dinero en efectivo, ya que siempre lo tenía. Creo que mucho dinero. Alguna vez he estado en una sala que tiene con dólares de plata, dinero apilado por todas las esquinas... Se marcharon con 2.000.000$ y desde aquello los Binion nunca tuvieron ningún problema con ellos.”

Hooks siguió viajando entre Dallas y Las Vegas y en una de estas ocasiones Moss le presentó a Benny. Los tres se reunieron en la cafetería del Horseshoe, y Moss le dijo a Binion, “Si estás contratando, aquí mismo tienes a quien necesitas contratar.”

La opinión de Moss era importante para el patriarca y al día siguiente se le ofreció un trabajo a Hooks. No fue algo que Hooks pidiera o realmente quisiera. “Binion me llamó al día siguiente y me ofreció un trabajo. Tenía una familia, granja, vacas y buscaba la manera de ganarme la vida, algo que era muy difícil en esa época,” dice Hooks. “Él me llamó un viernes y me dijo, ‘Te llamaré el Lunes para hablar contigo.’ Y yo dije, ‘Eh, eh, todavía no lo he hablado con mi familia.’ Era difícil ya que toda mi familia estaba en Edgewood. Tenía cuatro hijos.”

Hooks continua: “Estaba jugando en el Redmond Club en South Irving en 1970 cuando el teléfono sonó. Él dijo, ‘Bueno, ¿ya te lo has pensado?’ A lo que respondí, ‘No señor.’ Benny dijo, ‘Piénsatelo antes de que colguemos.’ Y entonces dije, ‘De acuerdo, acepto.’ No sabía que estaba haciendo y no sabía lo que iba hacer. Lo que sabía era que iba ser un jefe. Salí hacia allí a los dos días, me mudé y todavía no sabía lo que iba hacer.”

Antes de salir hacia Las Vegas, Hooks tenía que decírselo a su mujer, hijos y familia — todos ellos se acababan de mudar a una nueva casa. No era una negociación, era una aviso. Con el "permiso" de su familia, Hooks se ubicó en Las Vegas y al momento se puso manos a la obra.

“Querían que aprendiera a hacer horarios, contratar y lo que había que hacer cuando se pillaba a la gente haciendo trampas. En esa época pasaron muchas cosas,” recuerda Hooks. De hecho, las trampas eran tan comunes que su buen amigo Moss estaba involucrado en ellas.

Moss tenía una novia en Alabama,” comenta Hooks sobre el casado Moss. “No estoy seguro de la manera en la que debo contar esto, pero ella le ayudó en los malos momentos. Él no era un ángel. No había muchos ángeles en esa época, Tenía unas tetas muy grandes. Nunca las había visto tan grandes en esos tiempos. Se podía sacar una y todos los seis jugadores se quedarían mirando y bingo, ya tienes los ases.”

Aunque las trampas eran comunes, la tarea de Hooks era reducirlas. “Solía ir allí y ellos me enseñaban como hacían las trampas. Quería saberlo para poder proteger el dinero de los jugadores.”

Conociendo Las Vegas y las WSOP de 1972

En todo el tiempo que trabajo en Las Vegas, Hooks nunca vio un cheque. Tenía alojamiento y comida gratis, pero todo su salario era enviado íntegramente a su familia en Edgewood. Por otra parte, siempre que tendría algo de bankroll se le podía ver jugando alguna partida.

Bob Hooks y Jack Binion: "Era como decirle a Babe Ruth como tenía que jugar a baseball," dijo Hooks sobre la imagen.
(N. del E.: Babe Ruth fue uno de los mejores jugadores de baseball de la historia)
Bob Hooks y Jack Binion: "Era como decirle a Babe Ruth como tenía que jugar a baseball," dijo Hooks sobre la imagen. (N. del E.: Babe Ruth fue uno de los mejores jugadores de baseball de la historia)

“Una vez me quedé en bancarrota tratando de ser el héroe de Las Vegas. Solamente era un chico de campo. El otro tío tenía 15 personas alrededor de él y yo estaba solamente con Jack Binion. Bueno, el tío me ganó todo mi dinero. Sabía que podía ganarle. No había muchas personas a las que sabía que podía ganar, pero él era una de ellas. No tengo un ego enorme, pero sabía que podía ganarle. Mi padre nos había dado algo de dinero, así que le dije a Jack Binion que necesitaba 3.000$. Él me dijo que tenía algo de dinero que me podía dejar y después me dijo ‘Ahora vuelve a la mesa.’ Me dio 10.000$. Esa fue la primera vez que me junte con mucho dinero. Pedí 3.000$ y me dio 10.000$. Creo que él tenía confianza en mi. Al final le saqué todo el dinero a ese tío. Nunca lo olvidaré.”

Otra cosa que Hooks probó en Las Vegas fueron las drogas. Cuando aquello eran muy comunes, tanto que uno de los mayores traficantes de drogas del mundo, Jimmy Chagra, jugaba en muchas de las partidas de póker de high-stakes.

“Simplemente había demasiado dinero,” comenta Hooks sobre las drogas. “Se llevaban alrededor de 10.000$ por cada kilo. Estaba en todas las partes. Las chicas la tenían, los jefes la tenían, te puedo decir toda la gente que la tenía, incluido yo mismo. La probé. Muchas estrellas del cine lo hicieron. Cualquiera que tuviera dinero. Si ibas a un baño por la noche, alguien preguntaría, ‘¿No tendrás un chute verdad?’”

“Una vez estaba jugando a los dados en el Sahara. Solamente había una señora en la mesa de los dados, bendita sea, tendría mi edad más o menos. Cuando aquello tenía 50. Íbamos a tirar el dado, ella era la única en la mesa. Empezó a mover su mano y bingo, apareció una de esas pequeñas vías marrones donde se pone la cocaína. Salió despedido de la mesa. El crupier se la devolvió y siguió el juego.”

Hoy algo del estilo podría llevar a esa persona a la cárcel, pero estábamos al principio de los 70 — que fue cuando Hooks dejó el Horseshoe para servir como Anfitrión Ejecutivo en el Golden Nugget bajo las ordenes de Steve Wynn.

“Una de las razones por las que Steve Wynn me contrató fue que quería jugadores de más dinero,” Dice Hooks. “El Golden Nugget estaba por debajo y tenía envidia del Horseshoe.”

Hooks había hecho docenas de conexiones en el mundo del póker por lo que no fue una sorpresa ver algunos de los jugadores más conocidos como Thomas “Amarillo Slim” Preston, visitándole en el Golden Nugget, siempre por algo a cambio, ya fuera una mesa atractiva o algo gratis.

“Vete al Horseshoe con tus amigos los cowboys,” comenta Hooks que le dijo a "Amarillo Slim". “A lo que él respondió, ‘Tengo una chica allí.’ y entonces yo le dije, ‘Bueno, entonces estás perdiendo el tiempo conmigo.’ Le dije que fuera al Horseshoe y alquilará una habitación. Bueno pues lo hizo y volvió con una cara de circunstancias. Me dijo, ‘Bob, no se lo digas a nadie pero era un gay. Fui a besarla y descubrí que no era una chica. No se lo digas a nadie.’ Mi respuesta fue, ‘No se lo voy a decir a nadie hasta que me encuentre con alguien que conozca.’”

La asociación de Hooks con Amarillo Slim fue mucho más lejos que de un simple encuentro con un travestido. Hooks estuvo allí en 1972 cuando el natural de Texas "ganó" las WSOP. Ocho jugadores disputaron el Evento Principal ese año y surgió un dilema en la acción three-handed entre Amarillo Slim, Doyle Brunson, y Puggy Pearson.

“Nadie quería el título de campeón ya que no había ningún premio añadido por ello,” explica Hooks. De hecho, ser un jugador de póker profesional en esa época distaba mucho de ser glamuroso. Brunson no quería que su nombre apareciera en los medios, a Pearson le daba igual y Amarillo Slim, bueno él era un showman.

Jack y yo nos reunimos en su oficina para decidir a quien dárselo. Él preguntó, ‘¿A quién crees que deberíamos dárselo?’ Y yo contesté, ‘Bueno, quien más lo quiere de todos ellos es Amarillo Slim.’ Así que se lo dimos a Amarillo Slim. Lo quería, está todo el día pidiendo. Tenía muchas ganas de quererlo. Pensaba más en él mismo que la mayoría de la gente.”

Con la decisión tomada, se le permitió a Brunson cambiar sus fichas por dinero debido a su “cansancio,” y Pearson y Amarillo Slim siguieron jugando antes de que el último "ganara" el título. Fueron una serie de actos de dudosa reputación, pero cuando aquellos las WSOP no tenían ningún tipo de estándar. Además Amarillo Slim demostró ser el indicado ya que atrajo mucha atención, entre las que se incluyeron varias apariciones en el Johnny Carson’s Tonight Show. Sin duda alguna, promocionó el póker de una manera positiva más que nadie lo había hecho antes que él.

No te pierdas la tercera y última parte de la historia sobre uno de los grandes pioneros del póker de la historia. En unos días, en PokerNews.

Obtén todas las últimas actualizaciones de PokerNews en tus redes sociales. ¡Síguenos en Twitter y dale a me gusta en Facebook ahora!

¿Quieres pasar a la acción? Entonces elije tu sala de póker favorita y benefíciate de las bonos de registro que te ofrece PokerNews, o mira las salas que ofrecen dinero gratis sin depósito!

Más historias

¿Qué opinas?