888poker
New poker experience at 888poker

Join now to get $88 FREE (no deposit needed)

Join now
PokerStars
Double your first deposit up to $400

New players can use bonus code 'STARS400'

Join now
partypoker
partypoker Cashback

Get up to 40% back every week!

Join now
Unibet
€200 progressive bonus

+ a FREE Unibet Open Qualifier ticket

Join now

¿Benefician al póker los Super High Rollers?

Don Dinero

Durante los cuatro últimos días del Aussie Millions 2014, el Challenge de 100.000$ y el Challenge de 250.000$ atrajeron un total de 122 entradas. Entre ambos, se creó un premio total de 18.756.000AU$ y repartieron premios de seis cifras.

Mike McDonald se llevó dos de esos premios, terminando en segunda posición del Challenge de 100.000$ por un premio de 1.500.000$ y tercero en el Challenge de 250.000$, llevándose 1.900.000AU$.Phil Ivey se hizo con el Challenge de 250.000$, ganando la cantidad de 4.000.000AU$ y Yevgeniy Timoshenko se hizo con un cheque de 2.000.000AU$ al llevarse el Challenge de 100.000$.

Estos dos torneos fueron absurdos. Los jugadores trataron los eventos con un buy-in de seis cifras como si estuvieran jugando el 109$r de PokerStars, comprando balas y balas tras quedar eliminados. Nuestro Editor Senior de PokerNews Chad Holloway hizo una gran analogía, comparando estos dos torneos con un juego de feria. A pesar de fallar en varias ocasiones, los jugadores seguían pagando dinero para intentar llevarse uno de esos grandes premios.

Algunos jugadores tuvieron éxito, y te aseguramos que ganaron mucho más que un peluche, y otros no lo hicieron, perdiendo bastante más que un 1€ por tiras unas bolas para intentar sacar un peluche para la novia.

Isaac Haxton (seis) y Daniel Negreanu (cinco) compraron un total combinado de 11 entradas en el Challenge de 100.000$, pero solamente Negreanu hizo cash (sexto por 550.000AU$). "Kid Poker" se jugó otras tres balas en el Challenge de 250.000$, pero fue capaz de asegurarse beneficios de nuevo, ya que quedó cuarto con un premio de 1.250.000AU$.

Haciendo un resumen, Negreanu se jugó 1.250.000AU$ en ambos torneos, y se llevó un total de 1.800.000AU$.

Haxton se jugó otras dos balas en el Challenge de 250.000$, haciendo que el total de sus buy-ins fuera de 1.100.000AU$. Fue capaz de terminar en segunda posición, ganando 2.820.000AU$, está claro que esto le salvó el viaje..

Philipp Gruissem, Fabian Quoss, Tobias Reinkemeier, y Igor Kurganov no tuvieron la suerte de salvarse in extremis. Los cuatro alemanes compraron cinco buy-ins en el Challenge de 100.000$ y nueve en el Challenge de 250.000$, haciendo un total de 2.750.000AU$. Desafortunadamente para el cuarteto, Quoss fue el único jugador en hacer cash. Terminó quinto en el Challenge de 250.000AU$ llevándose 800.000$AU$.

1. Somos el 99 por ciento

Cualquier efecto negativo asociado con los eventos de super high roller será puesto naturalmente en cuarentena, ya que la comunidad es muy pequeña. Si perdemos a un jugador debido a que se ha quedado sin bankroll por jugar eventos enormemente caros, el juego continuará. Docenas de caras familiares se han quedado pelados sin tener que jugar eventos con un buy-in de seis cifras, y cientos más se arruinarán en el futuro, incluso si nunca más se juega un torneo de super high roller. Es parte del juego.

¿No crees que estos torneos se juegan a otro nivel totalmente diferente?

Como hemos dicho antes, los dos premios garantizados hacían un total de 18.756.000AU$. Eso es aproximadamente 16.800.000$, 4.200.000$ por día. En el 2013, el ingreso medio anual por hogar de los Estados Unidos era de 51.017$. Eso es 139,77$ por día.

Por lo tanto, estos jugadores cubrieron el entrante de 30.000 hogares de los Estados Unidos en solamente un día jugando al póker.

Shak dejó un esbozo de su opinión en Twitter, argumentando que puede ver un efecto a la baja:

Puede haber ciertos casos en los que algún jugador no quiera volver a los eventos con un buy-in de 10.000$ o 5.000$ después de haber estado jugando en eventos de seis cifras, pero no sabemos si esto tiene una relación directa con el crecimiento de los super high rollers y el estancamiento de la clase media en el póker. Y si hay relación, estos torneos no son necesariamente la causa de ello, el "Black Friday" y la falta de una liquidez compartida en Europa pueden ser causas de la poca participación de jugadores casuales en el póker.

Los torneos super high-roller son simplemente una nueva manera de hacer competir a la élite del póker. Si no tendríamos eventos de seis cifras, estos jugadores buscarían alguna manera de aumentar los límites y subir el edge todo lo posible.

2. ¿Te entretienen?

El gran Nolan Dalla comparó el póker a la National Football League en su último artículo para PokerNews, argumentando que en la NFL algunos jugadores son más grandes, rápidos y más fuertes que nunca, y los jugadores de póker también son mejores que nunca. En la vuelta a casa desde Australia, discutí una analogía similar con el Editor en Jefe de PokerNews, Donnie Peters.

Como los romanos hicieron hace siglos, lanzamos a los jugadores profesionales de fútbol americano a los leones y les animamos cuando se destrozan unos a otros. Cada domingo podemos ver choques inhumanos entre atletas, animados por el jaleo del público. Los americanos, entre los que yo estoy por supuesto, no nos cansamos de verlo.

No queremos ver los aspectos negativos del espectáculo. Los torneos super high-roller no son diferentes. Ponemos a Phil Ivey en un pedestal por haber ganado 4.000.000AU$, pero nos olvidamos de las docenas de jugadores que se jugaron su casa para que nuestro héroe obtuviera beneficios a la postre. Yo también hago lo mismo, pero eso no quita que sepa esto.

Los fans del póker tienden a divertirse con la mala fortuna de los jugadores de high-stakes. Incluso Matt Glantz metió cizaña contra Haxton y Negreanu después de ver que se jugaron tantas balas en el Challenge de 100.000$.

La respuesta de Haxton fue igual de graciosa.

Los jugadores de póker tienen que entender que si van arriesgar millones de dólares, pueden perder millones de dólares.

3. Lo mejor de lo mejor

El motivo más fuerte a favor de los torneos de super high-roller es que son tremendamente fascinantes.

Muchos dicen que la victoria en el Main Event de las WSOP del 2003 de Chris Moneymaker’s fue el génesis del boom del póker. Los jugadores casuales se enamoraron del juego, ya que no es un deporte de espectador. No puedes jugar profesionalmente contra LeBron James, pero en el póker todo lo que necesitas son 10.000$ y un poco de cobertura mediática para jugar contra leyendas como Phil Hellmuth, Doyle Brunson, y Johnny Chan.

Philipp Gruissem lo explicaba de la siguiente manera:

"Tienes que darte cuenta de que en ningún deporte puedes jugar contra la élite. ¿Dónde puedes hacer esto? Me gustaría jugar al fútbol contra algunos de los mejores del mundo. Pagaría mucho por eso."

Hay opiniones de todos los gustos sobre la comunidad de high-stakes. Mucha gente se siente asombrada por la cantidad de dinero que estos tíos se juegan, que pena que no visteis la cara de mi padre cuando le dije la cantidad de dinero que se jugaban, y a otros les encanta esta atmósfera de circo que se crea. Todos queremos tener una libertad financiera, al menos una que nos permita jugarnos seis balas en un evento con un buy-in de seis cifras.

Sin embargo el poco aprecio por el dinero, también es uno de los motivos más fuertes contra los eventos de super high-roller. Una persona que no esté relacionada con el póker, tiene la visión de que estas personas son jugadores compulsivos y no jugadores de póker, ya que algunos incluso se jugarían una tercera bala en un Día 2 con solamente 12,5 ciegas grandes.

¿Quieres pasar a la acción? Entonces elige tu sala de póker favorita y benefíciate de los bonos por registro que te ofrece PokerNews, o mira las salas que ofrecen dinero gratis para empezar!

Obtén todas las últimas actualizaciones de PokerNews en tus redes sociales. ¡Síguenos en Twitter y dale a me gusta en Facebook ahora!

Más historias

¿Qué opinas?