Hellmuth contra Ivey: "La mesa más dura de las World Series"

Phil Hellmuth and Phil Ivey

Los jugadores de poker hablan a menudo sobre runear bien o runear mal. Una de las cosas que a veces se subestiman es la calidad de la mesa en la que les toca jugar. Una buena mesa puede ser la oportunidad de amasar toneladas de fichas incluso sin tener cartas premium, mientras que una mesa dura puede hacer que se tengan que agarrar a la mesa, incluso aún siendo los más habilidosos.

En el Día 1c del Main Event 2015 de las World Series of Poker, la mesa 256 se convertía en una de las más duras de toda la poker room, y una de las mesas más duras que se puede encontrar uno en el Día 1 de un Main Event. El catorce veces ganador de un brazalete Phil Hellmuth ocupaba el puesto 1. Al otro lado de la mesa encontrábamos a la leyenda Phil Ivey, un tipo con 10 brazaletes en el bolsillo, sentado en el puesto 6. Melanie Weisner ocupaba el puesto 5, y Keith Lehr, ganador del Heads-Up Championship, se sentaba en el puesto 8.

Probablemente esta es la mesa más difícil en las World Series of Poker.

Esto significaba que Hellmuth tenía su primer escollo en su camino hacia su segundo título del Main Event de las Series Mundiales, que ya ganó en 1989.

"Si hubiese mesas televisadas y la ESPN estuviese aquí, sería algo como, 'algo parece extraño en este seat draw'," decía Hellmuth entre risas. "Resultaría extraño. Tengo a Ivey, Lehr y Weisner en mi mesa. Parece una de las mesas más difíciles de las Series Mundiales."

A pesar del seat draw, Hellmuth trabajó duro para llegar con unos 60.000 puntos al último break de la cena, cuando hablaba con PokerNews mientras buscaba algo de comer. En esa conversación no dudó en reconocer que en su carrera hacia aumentar el récord de brazaletes de todos los tiempos, Ivey presenta la mayor amenaza.

"Por supuesto, Ivey es uno de los de que puede cazarme", decía. "Lo reconozco. Creo que es un magnífico jugador y le tengo un gran respeto".

Además, contaba algunos de los botes en los que se vieron envueltos.

En un bote, Hellmuth comentaba que tenía dieces y flopeaba set en un flop {10-}{7-}{2-}. Después de su apuesta Ivey pagaba, y Hellmuth conseguía poker con el último diez de la baraja en el turn. Esta vez era Ivey el que apostaba y Hellmuth el que pagaba. Un {k-} aparecía en el river y Ivey apostaba de nuevo para ver como Hellmuth le hacía una resubida. Ivey foldeaba.

En otro bote, decía Hellmuth, "logré color máximo contra él con rey-dama de tréboles en un board cuyas tres primeras cartas fueron as-cinco-dos, todo tréboles. Le fui solo pagando por que el board doblaba carta."

Ivey ganó también algunos botes a Hellmuth, sobre todo un par de ellos que fueron importantes. En un bote, Hellmuth contaba que le hacía una three-bet a Ivey con {a-}{q-}, pero se este la hacía una cuarta que le obligaba a foldear. Poco después, Ivey se doblaba con Hellmuth cuando tres jugadores veían un flop {k-Spades}{10-Hearts}{4-Spades} y todos se daban check. Un {2-Spades} aparecía en el turn, y Ivey se movía all-in desde la ciega grande. Hellmuth pensaba unos segundos y terminaba pagando con {a-Spades}{q-Hearts} después de que el tercer jugador foldease, pero necesitaba ayuda si quería superar el {k-Hearts}{j-Clubs} de su compatriota. Un ladrillo caía en el river y Ivey sobrevivía.

"Esto siempre es de ida y vuelta," decía Hellmuth de sus encontronazos.

La mesa se rompió en el último nivel de la noche, por lo que por el momento ya no habrá más ida y vuelta. Aún así, es probable que esta no sea la última batalla entre estos dos titanes, ya que su enfrentamiento por ser el jugador con más brazaletes continuará durante los próximos años.

¿Quieres estar al tanto de las últimas noticias del poker? Asegúrate de recibir todas las actualizaciones de Pokernews en sus redes sociales. ¡Síguenos en Twitter y dale a me gusta en Facebook!

¿Qué opinas?

Más historias

Otras historias