Pena mínima para el bandido de la moto

El bandido de la moto

El pasado 14 de diciembre de 2010, Anthony Carleo (más conocido como “el bandido de la moto”) entró en el Casino Bellagio y, oculto bajo un casco de moto, robó a punta de pistola 1,5 millones de dólares en fichas de 25.000$, huyendo después en su propia Suzuki.

Pese a que inicialmente, Carleo pudo conseguir el dinero suficiente para poder pagar una suite de lujo en el propio Bellagio, comprar drogas y gamblear de forma descontrolada en el propio casino, poco después se encontró con dificultades a la hora de vender las fichas de 25.000, por lo que decidió crear una cuenta en TwoPlusTwo y ofrecerlas por medio del foro. Un usuario entabló contacto con él y le pasó la información al LVPD (Las Vegas Police Department), que acabó deteniéndole el 2 de febrero. La policía logró recuperar fichas por valor de 1,2 millones de dólares. Tras su captura, el bandido motero fue puesto a disposición judicial, ingresando en la cárcel.

Pues bien, ayer concluyó el juicio de Carleo, quien, tras confesarse culpable, ha sido condenado por la jueza del distrito, Michelle Leavitt, a una pena de 3 a 11 años por robo a mano armada y asalto. La pena impuesta es prácticamente la mínima que le podía caer por los delitos confesados.

La decisión de la jueza no ha sentado nada bien en la comunidad local, afectada por el incremento de la criminalidad en la Strip, ya que durante el último año se han sucedido los robos en los casinos y ha habido varios asesinatos.

Carleo se enfrentaba a una pena máxima de 12 a 30 años. No obstante, diversos atenuantes pudieron jugar en su favor. Por una parte, quizá influyó el hecho de que el acusado pidiese públicamente perdón al Bellagio, a la propia jueza y a sus padres, y que mostrase su arrepentiemiento por el robo perpetrado. Por otra, Leavitt debió tener en cuenta la inexistencia de antecedentes penales del acusado (aun teniendo pendiente de sentencia otro juicio por robo en otro casino, el Suncoast). No sabemos si consideró también el hecho que el imputado es hijo de un colega suyo, un conocido juez de Las Vegas, el magistrado George Assad. Sea como fuere, si se dan ciertas circunstancias (como el buen comportamiento en la cárcel), Carleo podría salir de prisión, en régimen de libertad condicional, en marzo de 2013, ya que lleva 7 meses ingresado.

Quien también se ha visto perjudicado por las acciones del bandido motero ha sido su padre. Assad perdió en junio por votación su plaza como juez municipal del distrito de Las Vegas. El magistrado no ha querido hacer declaraciones ni sobre su hijo, ni sobre la pérdida de su plaza...

Más historias

¿Qué opinas?